Entradas

TPH INICIA UNA NUEVA LÍNEA DE ACCIÓN SOLIDARIA PARA AYUDAR A HAITIANOS

La realidad de los más de 250 inmigrantes haitianos que hoy residen en Barrio Norte de Concepción, se torna cruda cuando se mira de cerca.

Sin embargo, la lucha diaria de este grupo de foráneos por lograr la estabilidad económica y social en un país totalmente ajeno al suyo, no cesa ni siquiera con las limitaciones que, en la mayoría de los casos, les presenta el idioma.

Esto, gracias a la ayuda de los vecinos del sector, quienes han aportado, en gran medida, a que estos haitianos puedan sobrellevar de una manera más amena las consecuencias de la inmigración.

En ese contexto, el equipo de Fundación Trabajo para un Hermano (TPH) ha querido atender a esta problemática social, iniciando una nueva línea de trabajo solidario, que va en favor de enseñar español a haitianos de Concepción, para aportar a su inserción social.

 

¿Qué hacemos?

 De acuerdo a nuestra misión, fomentamos el aprendizaje del idioma español a inmigrantes haitianos que llegan a nuestra ciudad en búsqueda de nuevas oportunidades laborales, aportando con compromiso y excelencia de lecciones significativas para  mejorar sus condiciones de vida.

 

 

¿Quiénes pueden participar?

Pueden recibir clases gratuitas de español todos los inmigrantes haitianos que han llegado hasta Concepción en búsqueda de superación.

 ¿Cómo y cuándo participar?

Los interesados pueden inscribirse para recibir clases gratuitas en nuestra casa, ubicada en Juan de Dios Rivera 1364, Barrio Norte. Las jornadas se están realizando todos los sábados, de 16 a 18 horas.

 

 

 

 

MIRADA A FUTURO

Como fundación no sólo nos interesa insertar socialmente a nuestros vecinos inmigrantes, sino que en un futuro no lejano, también nos importa aportar a su inserción laboral. Para hacer realidad este sueño y llevar a cabo de una manera más seria y profesional este plan piloto, hemos querido generar redes de colaboración con diferentes actores locales.

En ese contexto, nuestra primera mesa de trabajo contó con la participación de 11 actores sociales.

  • Marta Cortés del Ministerio de Desarrollo Social
  • Ernest Noel de Cesfam Tucapel
  • Javier Lara de Seremi Salud
  • Aileen Calzadilla del Comedor Capilla C. Peregrino Sta. Sabina
  • Álvaro Benavides de FONASA
  • Blanca Costa de Vicaría Pastoral Social
  • Erna Ugarte TPH
  • María Cristina Huerta de Dirección del Trabajo
  • Patricia Concha de Seremi Educación
  • Claudia Pino Cruz de Seremi de la Mujer
  • Maryorie Nelson de Organización de Venezolanos

 

 

¿Cómo colaborar con este proyecto solidario? 

En Fundación Trabajo para un Hermano Concepción estamos dispuestos a recibir la colaboración de quien desee aportar a la iniciativa. Estamos abiertos a ampliar nuestra red de contactos con el fin mayor de ayudar a nuestros vecinos inmigrantes. Pueden escribirnos a contacto@tphconcepcion.com

 

COMPROMISO REAL

Fenel Edmond

Nuestro compromiso con los inmigrantes haitianos busca ser constante. De hecho, el 20 de agosto pasado, quisimos acompañar a nuestro vecino Fenel Edmond, ingeniero informático, al programa Cuestión de Análisis de Radio UdeC, para hablar sobre las principales limitaciones que afectan a sus compatriotas radicados en Concepción.

 

 

 

*Para escuchar el programa completo debes hacer clic en la siguiente foto y seleccionar fecha 20 de agosto de 2018.

 

Participantes del curso “Maestro de cocina”  pondrán en práctica sus aprendizajes

Las integrantes del curso “Maestro de Cocina”,  ejecutado por Fundación Trabajo para un Hermano Concepción (TPH) y financiado por el Servicio Nacional de Capacitación y Empleo (SENCE), están ad portas de asumir un nuevo desafío.

Y es que las 18 participantes de este proyecto educativo deben decir adiós a las aulas de clases para iniciar el proceso de sus prácticas laborales. Luego de tres meses de lecciones prácticas y teóricas, las alumnas deberán demostrar sus habilidades y destrezas en distintos establecimientos prestadores de servicios de alimentación, casinos y/o empresas de la Provincia de Concepción, que colaboran mutuamente con TPH.

Para Damaris Neira, quien obtuvo el 100% de asistencia a las jornadas educativas, terminar esta primera etapa de capacitación significa un orgullo. “Para mí fue un verdadero logro no faltar ningún día. Me propuse esa meta, porque lo estoy viendo a futuro. Si yo presentaba complicaciones ahora que estaba estudiando, después cuando estuviera en un puesto de trabajo no rendiría lo que me exigen”, señala la maestra de cocina de 33 años.

Su paso por esta institución sin fines de lucro, cumplió sus expectativas con creces. “Fue muy linda la experiencia, porque cuando llegué acá pensé que iba a aprender solo de cocina y en realidad los profesores se preocuparon de enseñarnos a desarrollar nuestras habilidades blandas, que sirven para ser una mejor persona y una mejor trabajadora”, comenta Damaris.

 

Galería de fotos

DESTACADA PARTICIPACIÓN

En la opinión de Pavel González, facilitador del curso, la evolución que demostraron las estudiantes es muy destacables. “Desde el principio fue un desafío importante este grupo, porque nos comprometimos ambiciosamente a formar maestros de cocina muy profesionales, dentro de un plazo limitado. El perfil de la gente que elegimos fue muy diverso. Había que nivelar y a partir de ello, logramos sacar lo mejor de ellas”, indica el chef.

Durante el trimestre de clases las participantes lograron cumplir el sueño de mejorar sus técnicas en la cocina. “Al principio estaban ansiosas y sólo querían cocinar, pero después se dieron cuenta que es importante tener una base teórica, para luego ponerlo en práctica.  Es un curso  muy diverso. Hay gente que tiene más habilidades que otras, pero en la suma y resta, todas lograron un crecimiento y una mejora en el proceso de alimentación de ellas y sus familias. Pero es importante dejar en claro que maestro de cocina es una persona que opera sola y eso se logra sólo con la experiencia”, precisa el profesor.

Sin embargo, este proyecto no sólo está enfocado en enseñar técnicas y potenciar las capacidades de cada persona, sino que también busca ser una aporte a nivel emocional. “Antes de este curso, yo estaba sin trabajo y me desesperé tanto, que sólo lloraba. Entonces, mi paso por TPH lo veo como una terapia también. Mis profesores y toda la gente de la casa me acogió muy bien y me permitieron ver la vida de una manera más positiva”, confiesa Ana Ojeda Hurtado de 54 años.

En cuanto a sus proyecciones como maestra de cocina, la alumna dice que “Voy a poner todo de mí para lograr mis objetivos. Esta oportunidad que me dio TPH es única y no la quiero desaprovechar”, finaliza.

 

    ÁRBOL DE LOS DESEOS

 

 

Fundación Trabajo para un Hermano cumple 30 años de transformación social

Equipo TPH 1997

La historia de Fundación Trabajo para un Hermano Concepción, a 30 años de su inicio, se cuenta con orgullo. El paso del tiempo parece no intervenir en el espíritu idealista y de transformación social con el que Jorge Tagle cimentó esta idea en agosto de 1988, como una manera de hacer realidad los sueños de personas en busca de superación.

El mentor del espacio, que hoy se enfoca en la capacitación, quiso embarcarse en este proyecto con la finalidad de recaudar fondos para apoyar a emprendedores. Y fue tal el impacto que causó, que los resultados no tardaron en llegar. Mediante su gestión, Tagle logró  proyectos de colaboración con agencias internacionales como la Obra episcopal de la Iglesia Católica Alemana (Misereor). Además, durante su período de funcionamiento se entregó asistencia crediticia a 2000 iniciativas de microemprendimiento.

“Comenzamos bajo el alero del Arzobispado de Concepción, recopilando dinero después de la visita del papa Juan Pablo II, porque yo llegué de Santiago motivado por la Vicaría de la Pastoral Obrera, que ya no existe. Ahora se llama Pastoral del Trabajo. Pero antes la iglesia era más popular, trabajaba con la gente. Así le propuse formar la campaña Trabajo para un Hermano, siguiendo la experiencia de una fundación que ya estaba constituida en Santiago, con el mismo nombre. Nosotros éramos una franquicia solidaria de esa”, recuerda el economista y máster en metodología CEFE (Competencia como base de la Economía a través de la Formación de Emprendedores).

Firma constitución Fundación TPH Concepción en 1991

 

Y no fue hasta 1991 cuando se constituye finalmente en dependencias del Arzobispado de Concepción, la Fundación Trabajo para un Hermano Concepción. “Todos engancharon con la idea y todo el trámite se dio de manera muy ágil. Con la iglesia formamos la fundación y en ese tiempo prestamos plata generalmente a personas de parroquias o derivadas a ellas que requerían de dinero para algún emprendimiento”, cuenta el también facilitador de Biodanza.

 

 

Equipo mujeres TPH 1997

 

Equipo hombres TPH 1997

 

Inauguración Casa TPH Concepción en 2003

 

UN PASO MÁS

Pero la institución sin fines de lucro, que suma 30 años contribuyendo al desarrollo local, al emprendimiento y a la inserción laboral de hombres y mujeres de la Región, no estuvo exenta de cambios. Las circunstancias y el paso del tiempo obligaron a que TPH generara modificaciones en su enfoque. “Hay ciertos programas, intervenciones y apoyos que simplemente fuimos dejando de lado, porque otros empezaron a hacerlo mejor.  Antes el tema de los créditos no existía. Después se forma el Banco del Desarrollo, que fue el primero que instaló una banca de microempresa. Entonces, cuando empezó a crecer eso, creímos que no tenía sentido que siguiéramos prestando plata, cuando la gente podía ir al banco, así que ahora nos hacemos cargo de otras necesidades”, indica Tagle.

Actualmente la fundación se dedica al desarrollo de aprendizajes significativos y capacidades de emprendimiento en personas y comunidades que buscan mejorar sus condiciones de vida. “Como institución lo que más nos importa es la persona. La fundación tiene una característica que es una organización de enseñanza. Hay mucho movimiento de profesionales con ganas de aportar con nuestro trabajo a construir una mejor sociedad”, señala Tania Avilés, actual directora de TPH.

 

Asistentes Cuidadoras para personas en situación de dependencia 2017

 

Auxiliar de nutrición y dietética, 2017

 

TESTIMONIOS VALIOSOS

María Fierro, miembro del directorio TPH

Y es que las oportunidades que esta institución entrega a las personas y comunidades son amplias. Bien lo sabe María Fierro, quien golpeó la puerta de la institución  como jefa de hogar en 2002, y hoy, 16 años después, entra cada día como miembro del directorio. “Vine en busca de oportunidades porque quedé sin trabajo y oí de la fundación. Cuando toqué la puerta, me recibieron con un café y un abrazo. Hoy llevo 15 años aquí trabajando como miembro del directorio”, cuenta.

Otra testigo del trabajo que aquí se realiza es Marcela Gutiérrez, quien postuló a uno de los cursos de TPH “Auxiliar en nutrición y dietética”, que consta de tres meses de clases presenciales y tres meses de práctica laboral.

La participante de este curso financiado por el Servicio Nacional de Capacitación y Empleo (Sence), recuerda con aprecio todo lo que aquí aprendió. “Me enseñaron conocimiento, es cierto. Me enseñaron a ser más profesional en la cocina, pero lo que más rescato de mis profesores es que me ayudaron a ser una mejor persona y a valorarme como mujer primero que todo”, complementa, quien realizó su práctica laboral en el Sanatorio Alemán hasta abril de este año y hoy se encuentra trabajando como ayudante de cocina en la cafetería de la Federación de Estudiantes de la Universidad del Bío-Bío.

 

30 AÑOS DE TRANSFORMACIÓN SOCIAL

Equipo TPH 2018

 

Con su foco puesto en las personas y las comunidades, este espacio ubicado en Barrio Norte, ha sabido permanecer en la escena regional gracias a un trabajo constante y desinteresado. “Yo creo que se debe al compromiso. Jorge Tagle nos regaló esta posibilidad de poner a disposición nuestro trabajo y a desarrollar nuestras habilidades blandas. Para nosotros es fundamental la persona en el ámbito de formación y de práctica laboral. La alegría más grande como equipo es saber que las personas están trabajando y permanecen en sus puestos”, apunta Avilés.

 

Equipo y directorio TPH

 

Finalmente para Tagle es importante mantener este tipo de espacios, porque “siempre hay cosas donde nosotros podemos hacer un aporte. Por distintos motivos, no surge otra gente que lo haga. En Chile son  contadas las personas que hacen esto y siento que nosotros podemos estar ante esas necesidades de la gente”, concluye.

 

DIARIO EL SUR DESTACA LOS 30 AÑOS DE TPH

(Hacer clic  en la foto para leer nota completa)

Diario El Sur

 

 

DIARIO LA ESTRELLA DE CONCEPCIÓN DESTACA LA SEMANA DE ANIVERSARIO DE TPH

Diario La Estrella Concepción

 

 

Curso “Manipulación de Alimentos 2018” culmina su primera etapa con emotivo encuentro

Luego de tres meses de clases teóricas y prácticas, el curso “Manipulación de Alimentos 2018”, desarrollado por Fundación Trabajo Para un Hermano (TPH) y financiado por el Servicio Nacional de Capacitación y Empleo (SENCE), abre paso a las prácticas laborales de sus 19 participantes.

La emoción fue protagonista en el encuentro que puso fin a la etapa de capacitación del curso “Manipulación de Alimentos”, desarrollado desde mayo por Fundación Trabajo para un Hermano (TPH) y financiado por el Servicio Nacional de Capacitación y Empleo (Sence).
Con la satisfacción a flor de piel por el logro alcanzado y con gajos de nostalgia evidentes por dejar la sala de clases luego de tres meses de capacitación, las 18 mujeres y el único varón que participaron de esta cita culmine, se dieron el tiempo de festejar el hito y compartir sus sensaciones.
Sin ir más lejos, Marcela Espinoza, una de las beneficiarias, da fe de un cambio significativo en su vida tras pasar por esta fase lectiva. “Este curso me dio la oportunidad de soñar en grande y de darme cuenta que sí se pueden lograr las metas que uno se propone. Soy una persona que sin tener nada, voy a pasar a tener mucho. Estoy feliz y todo sacrificio es para darle una mejor vida a mis hijos”, dice la participante de 38 años.
Desde hoy en adelante la manipuladora de alimentos pone su mira en el futuro y reflexiona acerca de sus expectativas. “Todo lo que aprendí aquí, lo voy a poner en práctica para lograr un puesto de trabajo. Mis expectativas son tener un contrato con remuneraciones dignas que valore lo que hago. Estoy feliz y todo sacrificio es para darle una mejor condición de vida a mis hijos”, indica.

MUNDO LABORAL
Acerca del rendimiento, Patricio Riquelme, chef y facilitador del curso, fue enfático en decir que tuvo una gran experiencia con este curso. “De los 20 participantes que partieron, 19 se mantuvieron hasta el final. Se mostraron bastante abiertos a recibir la capacitación y todos los participantes tienen mucho potencial. En lo personal me encantó. Pude pasar los contenidos de una manera profunda, porque encontré a personas dispuestas a recibir la información. Creo que fue exitoso”, señala.
Esta actividad abre paso a las prácticas laborales de 200 horas que tendrán cabida durante las próximas semanas en distintos establecimientos prestadores de servicios de alimentación, casinos y empresas de la Provincia de Concepción, que colaboran mutuamente con Fundación TPH.
Para Marisol Arias Gavilán, también beneficiaria del programa, llegar a esta etapa de profesionalismo significa mucho, puesto que a sus 50 años ni siquiera soñaba con una oportunidad como ésta. “De cocina no sabía, pero con el paso del tiempo me fue gustando y fui adquiriendo conocimientos, entonces sé que puedo lograr ser una gran trabajadora. A mi edad me vi limitada en muchas áreas, pero con esta capacitación me di cuenta que también hay oportunidades laborales para personas como yo”, finaliza.

 

Municipalidad de Tomé y TPH cierran de manera exitosa el Fondeproc 2017

Nueve años suma la alianza entre la Municipalidad de Tomé y nuestra Fundación, en el desarrollo de un trabajo mancomunado que vaya en directo beneficio del fomento del emprendimiento económico local.

El Fondo de Desarrollo Productivo Comunal (Fondeproc) tiene por objetivo responder a las necesidades de emprendedoras y emprendedores que no pueden acceder a instrumentos de fomento productivo tradicionales, a través de la canalización de recursos financieros y talleres para el apoyo de sus iniciativas -con o sin formalización-.

Tras varios meses de trabajo, el pasado viernes culminó la iniciativa con una ceremonia en la que las y los emprendedores de la comuna fueron reconocidos por su esmero y por sobre todo, por dar importantes pasos hacia la consolidación de sus actividades comerciales.

La ceremonia de entrega de diplomas de Fondeproc 2017, organizada por la Municipalidad de Tomé junto a Fundación Trabajo para un Hermano, contó con la presencia de Marissa Macchiavello Goldberg, alcaldesa subrogante; Erna Ugarte, Directora Ejecutiva de TPH; Natalia Vásquez, coordinadora de TPH; además de Julieta Carrasco, Juan Carlos Rodríguez y Heydi Cartes, profesionales del Departamento de Fomento Productivo de la Municipalidad.

Por supuesto, los beneficiarios/as de este fondo fueron los/as protagonistas de esta jornada, entre ellas, Maria Jacky Carvajal, emprendedora del rubro gastronómico que de manera informal se inició hace tres años en el área de la elaboración de masas y dulces, quien declara que la falta de maquinaria especializada ralentizó mucho su actividad, por lo que su producción no era masiva y no podía tomar todos los pedidos que tenía. Gracias a la adjudicación de este fondo, pudo adquirir una amasadora industrial y su negocio –y su vida- mejoraron de manera significativa.

“Gracias al Fondeproc mi empresa ha crecido, me formalicé y saqué mi resolución sanitaria. Por ejemplo, para septiembre pasado estuve 3 días amasando y haciendo empanadas, pero ahora, gracias a la máquina que compré con el Fondeproc, por ejemplo, preparé todas las masas para un cóctel en apenas una hora”, manifestó feliz la emprendedora.

“Antes tenía que rechazar algunos pedidos porque me pedían factura, ahora puse un letrero en mi casa y puedo recibir nuevos clientes”, agregó María Carvajal a propósito de la asesoría obtenida que le permitió formalizar su negocio, que además cuenta con resolución sanitaria para funcionar.

Cabe destacar que programas como Fondeproc, en el que nuestra Fundación actúa como organismo administrador y asesor, responden a nuestra misión institucional, específicamente en cuanto aportar al desarrollo económico local.

¡Masiva asistencia! TPH, UBB y SocialB desarrollan 1° Seminario Regional de Innovación Social

Como una forma de dialogar y concienciar en torno al concepto de Innovación Social a través de la exposición de casos reales, se realizó el Primer Seminario Regional  de Innovación Social, encuentro que reunió a representantes de la academia, instituciones públicas, coworks y organizaciones vinculadas al área.  La actividad que tuvo cabida en el Aula Magna de la Universidad del Bío-Bío, fue organizada por la Incubadora de Empresas CREando, Fundación Trabajo para un Hermano y SocialB.

Al respecto, Mario Ramos, Director General de Investigación, Desarrollo e Innovación de la mencionada casa de estudios, expresó que este encuentro permitió “conceptualizar aspectos que principalmente en el mundo académico y privado no están muy claros, con el fin de entender nuestro rol y exponer cómo la innovación social contribuye al desarrollo, donde el eje está puesto en la equidad, necesaria en nuestros días”.

Por su parte, Erna Ugarte, Directora Ejecutiva de Fundación Trabajo para un Hermano, enfatizó que “el desafío que tenemos que asumir como actores regionales, es cómo damos solución a las problemáticas de manera de hacer de esta región una más sustentable, respetuosa con la naturaleza, donde el desarrollo vaya de la mano del crecimiento y donde las personas sean tratadas como tal, por tanto, nuestra apuesta es aportar a la materia a través del emprendimiento social de base”.

El seminario inició con la presentación de Sonia Stevens, docente de la UCSC que se refirió a cómo el modelo formativo de la universidad incorpora la innovación social y la promueve desde distintas áreas. “Este modelo formativo propicia espacios de trabajo multidisciplinario entre estudiantes, académicos y socios comunitarios, posibilitando así un quiebre paradigmático de los estudiantes y las personas con las que se vinculan, entendiendo la innovación social como una herramienta que aporta al  desarrollo humano”, argumentó la académica.

En tanto, Maite Otondo, representante de Lavandería 21,  comentó la experiencia de este establecimiento que surge del Arzobispado con el fin de resolver la problemática de la escasa empleabilidad de jóvenes con síndrome de down. Al respecto, la también académica de la Universidad Católica de la Santísima Concepción, señaló la importancia de apoyar a los jóvenes con esta discapacidad desde la mirada de verlos como personas adultas y capaces de efectuar los trabajos que se les encomiendan, dejando de lado el asistencialismo y potenciando sus habilidades.

También participaron como expositores de este encuentro, María José García de Fundación El Árbol, quien relató la experiencia de “Tu Evento Sustentable”, emprendimiento de Innovación Social que  ha profesionalizado la labor de recolectores de base y, Gloria Cayupe y Pascual Levi, quienes se refirieron al trabajo colaborativo entre la Universidad del Bio Bío y comunidades Mapuche con el fin de fortalecer y promover la economía intercultural.

Muestra de emprendimientos

En el marco de este encuentro, se realizó también una muestra de algunos emprendimientos sociales que se desarrollan en la región, como es el caso de Wingka Boards, que fabrica tablas de surf de madera; Aprisco Crisyud, que incorpora a personas en situación de discapacidad en la elaboración de quesos de cabra; Hola Mimo!, robot educativo que a través de la programación educa a niños en edad pre-escolar; y Lamien, una aplicación con market place y sistema de pago integrado, que fomenta la compra a pequeños productores locales.

 

 

Carolina Aedo: “Mi sueño es encontrar trabajo para comprar una casa y seguir estudiando”

En el marco del Programa “Capacitación en Oficio” financiado por Sence y ejecutado por Fundación Trabajo Para un Hermano Concepción, compartimos el testimonio de una de las participantes del curso “Auxiliar Administrativo en TIC’s”, jornada mañana.

Carolina Aedo es una de las protagonistas que ha pasado por nuestra Fundación con el fin único de cambiar su vida, gracias a la capacitación en un oficio que le permita la inserción laboral materializada en un puesto de trabajo digno y estable.

Durante la realización de su práctica en el Cesfam Juan Soto Fernández del sector Pedro del Río Zañartu en Concepción, nos recibió con la amabilidad que la caracteriza y nos brindó un valioso testimonio sobre su experiencia a lo largo del programa y, cómo éste está repercutiendo de manera positiva en su vida y en su objetivo principal de obtener un trabajo estable y protegido.

Conoce a Carolina en el siguiente video testimonio…

TPH certifica a 20 mujeres del curso “Cocina Nacional e Internacional” desarrollado en Santa Juana

La iniciativa desarrollada por Fundación Trabajo para un Hermano Concepción, fue financiada por el Programa “+Capaz” de Sence en convenio con la Fundación para la Promoción y Desarrollo de la Mujer.

318 horas de capacitación y 100 horas de práctica laboral contempló el curso que benefició a una veintena de mujeres de la comuna de Santa Juana. Tras el extenso camino recorrido, este lunes fue la coronación del proceso que reconoció el esfuerzo de 20 de ellas, de las cuales siete concluyeron la fase lectiva y 13 el proceso íntegro, es decir, capacitación y práctica.

En dependencias de la Casa del Campesino, se llevó a cabo la íntima ceremonia que congregó a las participantes certificadas, familiares, integrantes del equipo de TPH a cargo del desarrollo del curso, autoridades regionales y comunales que se deshicieron en fraternos saludos y felicitaciones para destacar el esfuerzo y compromiso de las féminas, que culminan esta importante etapa en sus vidas tras casi cinco meses de actividades.

En primera instancia, Daniel Jana Torres, Director Regional de Sence, pese a no estar presente en el evento, extendió un fraterno saludo en el que manifestó que “esta capacitación tiene gran relevancia por cuanto se hizo atendiendo las necesidades propias de empleabilidad que tiene Santa Juana, por ello y gracias a las gestiones del Municipio, Prodemu y TPH, podemos con orgullo señalar que ya son seis las mujeres de este grupo que desempeñan labores remuneradas gracias a esta especialización y su esfuerzo”.

Por su parte, Erna Ugarte, Directora Ejecutiva de Fundación TPH, entregó sus parabienes a las mujeres reconocidas y las instó a seguir adelante en lo que les depare el futuro. “Pienso en el camino que recorrimos: fue largo, en verano, con calor. Pese a todo, ustedes terminaron el proceso y concretaron su objetivo (…) Actualmente, las mujeres tenemos más oportunidades de integrarnos al mundo del trabajo, de mejorar nuestra calidad de vida y la de nuestras familias, que es lo que nos moviliza. Esto es una celebración, así que felicitaciones a todas”, señaló.

“No me cabe la menor duda que tiene que haber sido un cambio sustancial en sus vidas, y agradecemos a Trabajo para un Hermano el poder generar los espacios para que ustedes puedan participar de esta instancia, como por ejemplo con el cuidado infantil, ya que para la Fundación Prodemu es súper importante que para las mujeres que tengan hijos, esto no sea una barrera para que puedan capacitarse, o tener acceso a este tipo de posibilidades”, destacó por su parte Carolina Toro, Directora Regional de Prodemu.

Tras la seguidilla de saludos, llegó el momento de la entrega de diplomas, certificados y kit de insumos -para el óptimo desempeño del oficio- para las 20 mujeres del curso, entre las que destacó Rosa Castillo, quien tras realizar una excelente práctica en el Restorán R80 de Santa Juana, fue reconocida con un contrato de trabajo en el mencionado establecimiento.

“Para mí el curso fue una experiencia maravillosa y un desafío. Este es un sueño hecho realidad porque ahora puedo darle algo mejor a mis hijas (…) Me ha costado salir adelante porque estuve ocho años sin trabajo, pero poder estar parada aquí frente a ustedes, me tiene feliz, contenta. ¡Se puede!”, manifestó entre lágrimas, Rosa.

La ceremonia de certificación concluyó con palabras de aliento del alcalde de Santa Juana, Ángel Castro, quien destacó y agradeció la ejecución de iniciativas de este tipo en la comuna que representa.

De igual forma, Paulo Otárola, Seremi (s) del Trabajo de la Región del Biobío, destacó el hecho de que estos programas apunten y beneficien directamente al género femenino. “La cancha hay que nivelarla y, se nivela dándole oportunidades tanto a hombres como a mujeres”, enfatizó la autoridad regional.

Cabe destacar que hasta el momento, seis participantes del curso han alcanzado la inserción laboral materializada en un contrato de trabajo.

Victoria Delgado: “Gracias al curso voy a poder valerme por mi misma trabajando de manera independiente”

En el marco del Programa “+Capaz” financiado por Sence y ejecutado por Fundación Trabajo Para un Hermano Concepción, compartimos el testimonio de una de las participantes del curso “Cocina Nacional e Internacional”, comuna de Santa Juana. 

Victoria Delgado es una de las jóvenes protagonistas que ha pasado por nuestra Fundación con el fin único de cambiar su vida, a través de la capacitación en un oficio que le permita optar a mejores puestos de empleo, dignos, estables y protegidos con un contrato de trabajo.

Su anhelo, es poder trabajar de manera independiente elaborando tortas, masas dulces o colaciones, lo que le permitirá compatibilizar con el cuidado de su pequeño hijo.

Mientras realizaba su práctica laboral de 100 horas en el sector de panadería/repostería del Supermercado Unihue de Santa Juana, Victoria nos concedió una entrevista en la que da cuenta de su experiencia a lo largo del proceso.