Patricio Saavedra Manipulacióm de Alimentos Concepción

Relatos de la semana: Patricio Saavedra | Curso Manipulación de Alimentos – Concepción

Bendito seas entre todas las mujeres, y cómo no serlo, si Patricio es el único hombre entre 19 mujeres. El paso de las semanas han dejado atrás los nervios y cohibiciones iniciales. Hoy, él se siente muy a gusto e integrado en su curso.

Nacido, criado y radicado en la comuna-puerto de Coronel, durante su vida laboral se ha desempeñado en un sinfín de trabajos y oficios. Fue carabinero pero pidió su baja voluntaria, trabajó de guardia de seguridad y se desempeñó en la construcción previo a su ingreso al curso Manipulación de Alimentos.

“Opté por este curso porque me vi en la necesidad de perfeccionarme en un oficio para así tener mejores oportunidades laborales. Además lo estoy haciendo porque siempre me ha gustado esta área y es la mejor oportunidad para mi desarrollo”, manifestó.

LEE TAMBIÉN: Relatos de la Semana: Patricia Contreras | Curso Vendedor/a Integral – Chillán

Sobre ser el único hombre en el aula, Patricio admite que en un inicio fue complicado y que incluso se sintió excluido, situación que se revirtió rápidamente con el correr de los días. “Con el paso del tiempo nos hemos afiatado como curso y nos ayudamos cuando no entendemos algo”, puntualizó.

“Competencias Técnicas del Oficio” a cargo del facilitador y chef Pavel González, es –hasta el momento- el módulo que más le ha gustado. “Es la práctica misma. Es lo que vamos a hacer en nuestros futuros trabajos”, detalló enfático Patricio, que por lo demás registra un 100% de asistencia en estas tres semanas de capacitación.

De igual forma, reconoce la importancia de algunos otros módulos cursados, como “Prevención de Riesgos”, “Nutrición e Higiene” y “Computación”. Si bien éste último le ha reportado algunas dificultades, gracias al apoyo de la facilitadora Cecilia Monroy ha sacado adelante cada una de las actividades.

Patricio asume que el camino hasta alcanzar la inserción laboral aún es largo y sinuoso, sin embargo, sus proyecciones son claras. “Mis metas son terminar el curso y poder trabajar en este rubro porque me gusta mucho”, enfatizó enérgico el participante del curso desarrollado por Fundación Trabajo Para un Hermano Concepción y financiado por el “Programa Servicios Sociales, Subsecretaría del Trabajo – Gobierno de Chile”.