Fundación TPH suma 10 años de trabajo productivo junto a la Municipalidad de Tomé

Tania Avilés, directora de TPH, junto a emprendedoras de Tomé.

Una alianza colaborativa que suma un total de 10 años, es la que actualmente celebra Fundación Trabajo para un Hermano (TPH), junto al área de Fomento Productivo de la Municipalidad de Tomé, en el marco del Fondo de Desarrollo Productivo Comunal, FONDEPROC.

Ambas organizaciones han sabido trabajar de forma conjunta y con efectividad, para lograr que estos recursos concursables cumplan con la finalidad de mejorar y fortalecer las actividades productivas y  microempresariales de la comuna costera, mediante la entrega de subsidios a emprendedores/as y microempresarios/as, que les permitan desarrollar una iniciativa económica independiente.

“Con este trabajo que hemos realizado en conjunto, el municipio se ha fortalecido y, sin duda, se ha transformado en uno de los referentes más importantes de esta actividad económica a nivel regional. Además a TPH también nos ha servido para canalizar nuestros conocimientos y actualizarlos año a año”, apunta Jorge Tagle, fundador de la institución sin fines de lucro, quien partió esta alianza en 2009.

Para el sector público este beneficio significa un aporte real para las personas que buscan la forma de iniciar un emprendimiento. “Es sumamente importante que estas iniciativas sean impulsadas por el sector público, porque este es un puntapié inicial en algunos casos para desarrollar ideas de negocios y en otros casos para ir fortaleciendo o consolidando sus ideas como emprendedores”, dice Cecilia Guerrero Cid, coordinadora del área de Fomento Productivo de la Municipalidad de Tomé.

Durante esta década de funcionamiento el programa ha logrado muy buenos resultados. “Ha sido una relación muy virtuosa con el municipio, porque el programa ha podido instalarse y desarrollarse una vez al año en el municipio tomecino, donde se premia a 30 o 40 emprendedores. En total sumamos unos 300 beneficiados”, complementa Tagle.

           

 

TRABAJO FRUCTÍFERO

Según Tania Avilés, directora de TPH, la alianza entre el sector público y privado lograr juntos grandes aportes a la comunidad. “Creemos firmemente en la colaboración y aporte que pueden hacer desde sus distintas experiencias, saberes y facultades, los actores públicos y privados en los territorios, especialmente donde se requiere de apoyo a la actividad económica local”, comenta la también facilitadora de la iniciativa.

En cuanto al trabajo colaborativo que se ha llevado a cabo, Guerrero indica que “ha sido una alianza muy provechosa, tanto para quienes estamos detrás de este fondo, como para los beneficiarios. TPH trabaja de manera muy seria y vemos en ellos los buenos resultados”, señala.

Este lineamiento tuvo su última edición el 29, 30 y 31 de octubre recién pasado, donde una vez más ha permitido entregar importantes aportes de asesorías económicas para generar nuevas fuentes de trabajo.

El fondo de este año correspondió a $11.970.000 de los cuales $10.000.000 son destinados a pagar subvenciones, que responden al apoyo técnico para emprendedores y emprendedoras de la comuna. Las 37 propuestas seleccionadas recibieron montos no reembolsables de $200.000, $310.000 y $350.000 según la línea a la que postularon y que deben utilizar en los gastos de sus iniciativas.

“El aporte no es millonario, pero les sirve a los emprendedores para comprar alguna máquina que les falte o arreglar algo. Esa es la gracia. En cuanto a la fundación tampoco se beneficia mayormente en lo económico. Finalmente, lo que mantiene esta alianza es el cariño y ver que gente se beneficia directamente”, confiesa Tagle.

BENEFICIADOS

Una de las beneficiadas este año fue Alejandra Méndez, quien desea transformar una combi en una food truck, para independizarse con su negocio propio. “Con esa idea postulé a este proyecto. Desde mi punto de vista estos talleres nos sirven para saber administrar los negocios que tenemos o queremos tener más adelante. También nos sirve para generar redes en nuestros alrededores.

Siempre es bueno aprender o reforzar cosas que nos van a ser útiles para tener un mayor conocimiento de los negocios”, apunta.

Para Gabriela Muñoz, otra de las participantes de la última versión de la iniciativa, plantea que su emprendimiento “Lindas Boutique”, donde confecciona ropa a la medida, es muy importante este aporte económico. “En mi caso,estoy acá, porque queremos ampliar el rango.Cuando no hay demasiado trabajo acá en la comuna.

Necesitamos crear algo que nos permita mantenernos y vivir. Además, estos talleres son muy didácticos para aprender a manejar nuestro emprendimiento y el aporte económico sin duda que será muy útil”, comenta, destacando que en su tienda online, “la persona puede escoger el color, el diseño y todo lo que requiera la prenda. Enviamos a todo Chile. Esa es la diferencia con otras tiendas”, finaliza.