Paula Villablanca vendedor integral pm concepción

Relatos de la semana: Paula Villablanca | Curso Vendedor/a Integral PM – Concepción

Con el fin de volver a ser independiente en materia económica y así, contribuir a su bienestar y al de su hijo de 18 años que prontamente ingresará a la universidad, Paula decidió dar un giro en su vida y realizar el curso Vendedor/a Integral desarrollado por Fundación Trabajo para un Hermano y financiado por el “Programa Servicios Sociales, Subsecretaría del Trabajo – Gobierno de Chile”.

La oriunda de Concepción no ha tenido una vida fácil. Quedó viuda hace unos años y en materia laboral está lidiando con la cesantía tras largo tiempo trabajando.

“Trabajé en el Colegio Madre Paulina de Chiguayante desde 2002 a 2016 en labores de auxiliar de aseo. Por problemas personales dejé el trabajo y empecé a mirar otros horizontes para aprender cosas nuevas”, señala agregando que en este curso vislumbra la estabilidad económica indispensable para costear prontamente la educación universitaria de su hijo.

Inició la capacitación en junio con una motivación implacable, sin embargo, debió afrontar un nuevo dolor familiar. La muerte de su padre hizo trastabillar su permanencia en el programa, pero el apoyo de Fundación TPH sumado a la perseverancia y espíritu de superación personal, lo impidieron. A pocos días del término de la fase lectiva, Paula continúa dedicada a su curso y con la férrea convicción de alcanzar la inserción laboral. “A pesar de todos los dolores una tiene que seguir adelante igual”, manifiesta.

Reconoce que volver a una sala de clases la rejuveneció ya que “fue como volver al liceo”. De igual forma, no oculta su satisfacción por estar, por una parte, aprendiendo lo técnico del oficio en módulos como “caja registradora, documentos mercantiles, computación, marketing visual e introducción al retail” y, por otra, agradece aquellos espacios para el desarrollo de habilidades blandas, pues “no solamente me va a servir para el trabajo, sino que en todos los aspectos de la vida”.

Sobre su acceso al mundo del trabajo, Paula Villablanca tiene claro que depende de ella y que su esfuerzo personal la llevará a insertarse laboralmente en una multitienda, tal como desea.

Camila Arias Vendedora Integral Chillán

Relatos de la Semana: Camila Arias | Curso Vendedor/a Integral – Chillán

El curso ha sido una vía de escape a sus problemas familiares y el lugar donde logra desentenderse de lo crudo y ser feliz al menos por unas horas, confiesa de entrada la oriunda de Chillán Viejo.

Y es que a sus 27 años, está enfrentando una delicada situación. Hace algunas semanas su pareja tuvo un grave accidente de tránsito, su hermana atraviesa un complicado estado de salud y su madre debió someterse a una operación. Pese a todo, su sonrisa característica no desaparece y a diario se arma de fortaleza para cumplir con su capacitación y para que Martín, su pequeño hijo de dos años, la vea bien, “entera”.

El accidente de su pareja puso en jaque su permanencia en el curso Vendedor/a Integral, sin embargo, el respaldo de Fundación Trabajo para un Hermano y el masivo apoyo de sus compañeras, la animaron a seguir adelante.

De momento, ella ha respondido con creces durante los casi dos meses de capacitación, y cómo no, si sus principales motivaciones son “crecer como persona para desenvolverme en la vida de manera independiente y para darle un mejor presente y futuro a mi hijo, que es mi principal adoración”.

Sobre su vida laboral, la también técnico en educación diferencial se desempeñó por casi cuatro años en un colegio, hasta su renuncia. Luego de ello se enteró que estaba embarazada y se dedicó a las costuras que confecciona y comercializa en su casa, actividad importante para mantenerse económicamente hasta que encuentre trabajo como vendedora “en una tienda grande donde vaya mucha gente”, manifiesta.

Para alcanzar la inserción laboral comprometida en este programa, antes Camila debe sortear con éxito la fase lectiva y práctica laboral… y así ha sido gracias a la buena experiencia que ha significado en todo ámbito. “Ha sido entretenido y difícil a la vez, porque había perdido el ritmo y la rutina del estudio, pero el grato ambiente que existe con los facilitadores, coordinadores de TPH y compañeras, ha simplificado las cosas. Están conmigo en todo momento y eso me motiva a venir con ánimo”, apunta.

Ejemplo de la amena relación que existe en el curso, se grafica en un episodio que la conmovió y del que estará eternamente agradecida. Y es que tras el accidente de su pareja, sus compañeras se unieron y organizaron un bingo a beneficio con el fin de reunir fondos, útiles para paliar algunos gastos. “Es muy valorable lo que ellas hicieron porque llevamos poco tiempo conociéndonos. Me siento muy querida y apoyada”, señala con alegría.

Finalmente, reconoce que módulos como “Caja Registradora”, “Marketing Visual” y “Competencias Técnicas” son, a su parecer, algunos de los más útiles de cara a su futuro desempeño como vendedora integral.

Cabe mencionar que esta iniciativa desarrollada por Fundación Trabajo para un Hermano Concepción es financiada por el “Programa Servicios Sociales, Subsecretaría del Trabajo – Gobierno de Chile”.

 

 

Carolina Aedo

Carolina Aedo Riveros: Egresada curso “Auxiliar Administrativo en TIC’s”

Carolina Aedo Riveros es egresada del curso “Auxiliar Administrativo en TIC’s”, desarrollado por Fundación Trabajo para un Hermano Concepción y financiado por el Programa “Capacitación en Oficios” de Sence.

Gracias a su esfuerzo y motivación, tras el curso y práctica ella alcanzó la inserción laboral materializada en un contrato de trabajo en DUOC-UC sede Concepción.

Te invitamos a conocer cómo es la renovada vida laboral de Carolina…

Inés Garrido manipulación conce

Relatos de la Semana: Inés Garrido | Curso Manipulación de Alimentos – Concepción

“Postulé a este curso porque me entusiasma aprender cosas nuevas en un rubro en el que no he trabajado nunca”, inicia su relato Inés Garrido, oriunda de Talcahuano y que de manera intermitente ha estado 39 años desempeñando labores en diversos oficios, siendo uno de ellos aquel relacionado con la mantención de máquinas de comida rápida, como freidoras y máquinas de helado. Sin

En una empresa pesquera inició su carrera. En ese lugar estuvo doce años y ejerció como garzona, cajera y hasta llegó a ser administradora. Quedó embarazada y cesante por tres años. Volvió al trabajo en labores de niñera. Años más tarde y por “cosas de la vida”, debió hacerse cargo de sus nietos, Luis de ocho años y Martina de cuatro, lo que la llevó a poner un alto en su dilatado historial… hasta ahora, ya que “gracias a mis redes de contacto tengo personas que cuidan a mis niños mientras estoy en TPH”.

Con el curso Manipulación de Alimentos, iniciativa financiada por el “Programa Servicios Sociales, Subsecretaría del Trabajo – Gobierno de Chile”, Inés sumará una nueva experiencia en el mundo del trabajo. Conseguirlo sólo depende de ella y de momento ha respondido en su etapa de capacitación iniciada hace ya un mes y medio.

“Hasta el momento mi experiencia ha sido muy buena. Entré con una idea completamente diferente. Pensé que sería tan fácil como pelar una papa, pero no es así. Es un curso muy completo que abarca todas las áreas del oficio y los facilitadores son muy buenos, tienen mucha capacidad, te explican todas las veces que sea necesario… enseñan con el corazón”, enfatiza la porteña.

“Prevención de Riesgos, Nutrición e Higiene y Competencias Técnicas del Oficio” han sido los módulos que más le han gustado, incluyendo un “tema” que por años ha sido una piedra en su zapato. “Computación. Yo ni siquiera sabía prender uno y ahora ya sé muchas cosas”, relata orgullosa.

De igual forma destaca el módulo Habilitación Laboral, “porque nos está fortaleciendo y dando la confianza para llegar con mayor seguridad al trabajo”.

Sobre sus proyecciones de cara al futuro, Inés está expectante y decidida a alcanzar la inserción laboral. “Sé que TPH asegura la práctica y ayuda con la búsqueda de empleo, así que eso es una preocupación menos. Mi meta es trabajar con contrato indefinido y en un lugar grande, como el Casino Marina del Sol”.

Eva Lee Sepúlveda

Relatos de la Semana: Eva Lee Sepúlveda | Curso Vendedor/a Integral AM – Concepción

A eso de las cinco de la madrugada se levanta y ayuda a sus hijas a preparar sus colaciones para el colegio. A las siete y media se dispone a tomar el bus que la traslada desde la comuna de Santa Juana a Concepción, en un trayecto de casi 60 kilómetros. El sacrificio es importante, pero necesario para alcanzar sus metas. Así es el día a día de Eva Lee Sepúlveda.

Con el afán de concretar su anhelo de tener un trabajo estable en una gran tienda de retail, la sanjuanina postuló al curso Vendedor/a Integral desarrollado por Fundación TPH Concepción y financiado por el “Programa Servicios Sociales, Subsecretaría del Trabajo – Gobierno de Chile”.

Quedó cesante en junio tras siete años de intermitente actividad en un supermercado de su comuna. Días después ya estaba siendo seleccionada para el curso. Tras la tormenta, siempre sale el sol, reza el refrán. “Me enteré de esta oportunidad a través del Facebook de TPH y me entusiasmó mucho considerando mi situación contractual”, señala.

Sobre el hecho de volver al aula, Eva asegura que la ha sorprendido gratamente la metodología del “aprender haciendo” implementada en TPH. “Ha sido muy interactivo y enriquecedor, sobre todo el trabajo en equipo. Yo estudié ventas en el liceo técnico del que me gradué. Pensé que sabía todo, pero no, acá he aprendido muchas cosas nuevas y de forma muy didáctica”.

De momento, módulos como Marketing Visual, Habilitación Laboral, Apresto Laboral y Caja Registradora, han sido, para ella, los más útiles de cara a su ingreso al mundo del trabajo en este oficio.

De igual forma, destaca aquellos espacios de desarrollo de las habilidades blandas. “Nos permiten conocernos mejor, a sacar lo mejor de uno y a ser autocríticos”, apunta.

Sin descuidar su rol de mamá de dos niñas, de siete y 13 años, Eva Lee reconoce que ellas son sus principales apoyos y críticas a la hora de evaluar su desempeño en el curso. “Mis hijas son bien mateas y si la mamá no se saca un siete, me regañan”, confiesa soltando una carcajada.

Finalmente, la participante mantiene los pies sobre la tierra y tiene claro que el camino a la inserción laboral no será sencillo, pero que con esfuerzo conseguirá el  contrato que le otorgue la estabilidad económica que necesita para dejar Santa Juana y empezar una nueva vida junto a sus hijas en Concepción.

Norma del Pino ventas Chillán

Relatos de la semana: Norma del Pino | Curso Vendedor/a Integral – Chillán

Con la intención de renovarse y dar un giro en su vida, Norma del Pino, casada y madre de un pequeño de nueve años, decidió postular a uno de los 25 cupos disponibles para el curso desarrollado por TPH en Chillán y financiado por el “Programa Servicios Sociales, Subsecretaría del Trabajo – Gobierno de Chile”. Ella fue una de las afortunadas seleccionadas entre más de 130 postulantes.

“Quería un cambio en mi vida y vi este curso como una gran oportunidad ya que durante 13 años trabajé en al área de la agroindustria”, inicia su relato Norma, quien de manera esporádica ejercía labores de pesaje y empaquetado de fruta congelada que se exportaba a distintos países. Su último trabajo en el rubro se prolongó por cinco años… hasta la quiebra de la empresa en marzo del presente.

A más de un mes del inicio del curso Vendedor/a Integral, la chillaneja reconoce que no ha sido fácil volver a una sala de clases y retomar una rutina de estudio. “Ha sido extraño, porque, claro, yo estudio con mi hijo pero uno no tiene la responsabilidad de pasar una asignatura. Acá sí. Tengo que esforzarme para aprobar los módulos”, acota.

“Prevención de Riesgos, Caja Registradora y Documentos Mercantiles han sido hasta el momento mis módulos favoritos”, agrega Norma con entusiasmo en sus palabras. Reconoce también que hasta el momento la experiencia ha sido positiva porque “con mis compañeras me llevo súper bien y hay buena comunicación. Somos unidas como grupo”.

De igual forma, valora las dinámicas y actividades prácticas desarrolladas por los facilitadores de TPH, lo que incentiva y amortiza la monotonía del trabajo estático en el pupitre. “Hay personas que son más tímidas y estas actividades ayudan a sacar más personalidad. Esto es bueno, porque en nuestros futuros trabajos vamos a tener que interactuar mucho con la clientela”.

“Terminado el curso mi sueño es encontrar un trabajo con contrato indefinido en una tienda grande y así poder aportar con mi granito de arena en la casa”, finaliza Norma con sus proyecciones claras.

 

 

 

Ricardo Alcacíbar

Relatos de la semana: Ricardo Alcacíbar | Curso Vendedor/a Integral PM – Concepción

Con 49 años y una familia que lo apoya e incentiva en este nuevo desafío emprendido, Ricardo Alcacíbar tiene la firme convicción de alcanzar la inserción laboral propuesta en este programa, para demostrarles a su señora y sus dos hijos que con esfuerzo las metas se alcanzan y por supuesto, para darles un mejor pasar.

Él es participante del curso Vendedor/a Integral desarrollado por Fundación Trabajo Para un Hermano Concepción y financiado por el “Programa Servicios Sociales, Subsecretaría del Trabajo – Gobierno de Chile”.

Con más de 20 años de experiencia en el rubro de cobranzas, el oriundo de Talcahuano se encontraba hace un año y medio desempleado, motivo suficiente para buscar otro camino que lo direccione hacia el mundo del trabajo. Por lo anterior, vio en TPH una gran oportunidad para conseguirlo. “El curso llegó en un momento oportuno porque estaba sin trabajo y esto me da la posibilidad de reinsertarme laboralmente”, señala Ricardo.

“Trabajé en la sección de cobranzas en tiendas grades; en bancos ayudaba y orientaba a las personas a encontrar la mejor forma para salir de sus deudas; también tengo experiencia en cajas de compensación”, agrega exponiendo su extenso currículum.

Sin dejar de pensar en todo momento en los suyos, él confiesa que se han involucrado con su proceso y que su cometido en el curso ha sido motivante para sus hijos de 11 y 14 años, puesto que “al verme estudiar ellos igual lo hacen y se esfuerzan en sus estudios… Mi familia valora que yo esté haciendo esto y comparte la felicidad que siento en este momento”.

Respecto a la etapa de capacitación, Ricardo señala que “ha sido súper buena, beneficiosa para mí y mis compañeras y compañeros. Es muy motivador que los facilitadores nos enseñen y refuercen nuestros puntos bajos, con el fin de estar preparados con determinación de cara al mercado laboral”.

De momento, todo ha sido miel sobre hojuelas para el porteño, pues se lleva bien con su curso y todos los módulos que ha tenido han sido de gran utilidad. De todos ha desprendido lo medular. “Todos nos van aportando, guiando. No hay ninguno en especial que me guste más o menos”.

De igual forma, reconoce haberle sorprendió gratamente la metodología del “aprender haciendo” utilizada por el equipo de facilitadores de TPH. “Es muy bueno que ellos lo hagan porque a través de dinámicas lúdicas uno aprende más. Es todo más participativo y ayuda un montón a las personas que son más tímidas y les cuesta expresarse”.

Su relato, difícilmente se puede coronar con una frase más certera como la liberada hacia el final de su entrevista “¡En TPH te preparan para el trabajo!”, cierra enfático.

María José Cárdenas

Relatos de la Semana: María José Cárdenas | Curso Vendedor/a Integral AM – Concepción

Frustrada por no encontrar trabajo, la joven María José Cárdenas decidió postular al curso Vendedor/a Integral, desarrollado en Concepción por Fundación Trabajo Para un Hermano y financiado por el “Programa Servicios Sociales, Subsecretaría del Trabajo – Gobierno de Chile”.

Cuando fue notificada por parte de TPH que había sido aceptada en el curso, ella no lo podía creer, pues habían pasado algunos días y la esperanza ya flaqueaba. De igual forma, el sentimiento de felicidad no se hizo esperar y la convicción por cambiar su vida… tampoco.

Con sólo 24 años, la lotina llevaba varios meses buscando trabajo. Por aquel entonces, pasaba sus días dedicada a labores de hogar a la espera de una oportunidad, que finalmente llegó de la mano del Programa Servicios Sociales. “Entre tantas personas quedé yo, así que tengo que aprovechar esto al máximo. Mi principal motivación es dedicarme al oficio en que me estoy capacitando. Me gustaría trabajar en una tienda grande”.

Ya, a un mes del inicio del curso, María José reconoce que su motivación continúa a tope e incluso más que al inicio del proceso. “La verdad es que han sido unas semanas excelentes, porque los facilitadores explican súper bien, muy detallado todo. Se preocupan mucho por nosotros y lo más importante, nos capacitan para trabajar”.

“Acá en TPH se explica hasta que se entiende y siempre sacan lo mejor de una. Las falencias no te las restriegan, al contrario, se busca la forma para mejorar, y lo bueno lo refuerzan. Es ‘bacán’”, agrega con entusiasmo.

Tan próspero ha sido el andar de María José que de momento no ha tenido mayores complicaciones, y respecto a los módulos que ha cursado, reconoce aquellos que le han permitido desarrollar sus habilidades blandas, manifestando que “en todo trabajo esto es útil. Te ayudan a formar mayor carácter, a expresar de mejor manera lo que sientes y a mantenerte estable en momentos críticos”.

De igual forma, reconoce el aporte de otros módulos como Computación, Orientación Laboral y de otros más técnicos del oficio, como Introducción al Retail y Marketing Visual.

De momento todo va viento en popa y tranquilo para ella, en gran parte gracias a la buena relación que ha entablado con su curso y por todo el respaldo brindado por la Fundación. “Sé que las cosas me van a resultar porque así me lo propuse. En TPH te ofrecen todas las facilidades para llegar hasta el final”.

 

Patricio Saavedra Manipulacióm de Alimentos Concepción

Relatos de la semana: Patricio Saavedra | Curso Manipulación de Alimentos – Concepción

Bendito seas entre todas las mujeres, y cómo no serlo, si Patricio es el único hombre entre 19 mujeres. El paso de las semanas han dejado atrás los nervios y cohibiciones iniciales. Hoy, él se siente muy a gusto e integrado en su curso.

Nacido, criado y radicado en la comuna-puerto de Coronel, durante su vida laboral se ha desempeñado en un sinfín de trabajos y oficios. Fue carabinero pero pidió su baja voluntaria, trabajó de guardia de seguridad y se desempeñó en la construcción previo a su ingreso al curso Manipulación de Alimentos.

“Opté por este curso porque me vi en la necesidad de perfeccionarme en un oficio para así tener mejores oportunidades laborales. Además lo estoy haciendo porque siempre me ha gustado esta área y es la mejor oportunidad para mi desarrollo”, manifestó.

LEE TAMBIÉN: Relatos de la Semana: Patricia Contreras | Curso Vendedor/a Integral – Chillán

Sobre ser el único hombre en el aula, Patricio admite que en un inicio fue complicado y que incluso se sintió excluido, situación que se revirtió rápidamente con el correr de los días. “Con el paso del tiempo nos hemos afiatado como curso y nos ayudamos cuando no entendemos algo”, puntualizó.

“Competencias Técnicas del Oficio” a cargo del facilitador y chef Pavel González, es –hasta el momento- el módulo que más le ha gustado. “Es la práctica misma. Es lo que vamos a hacer en nuestros futuros trabajos”, detalló enfático Patricio, que por lo demás registra un 100% de asistencia en estas tres semanas de capacitación.

De igual forma, reconoce la importancia de algunos otros módulos cursados, como “Prevención de Riesgos”, “Nutrición e Higiene” y “Computación”. Si bien éste último le ha reportado algunas dificultades, gracias al apoyo de la facilitadora Cecilia Monroy ha sacado adelante cada una de las actividades.

Patricio asume que el camino hasta alcanzar la inserción laboral aún es largo y sinuoso, sin embargo, sus proyecciones son claras. “Mis metas son terminar el curso y poder trabajar en este rubro porque me gusta mucho”, enfatizó enérgico el participante del curso desarrollado por Fundación Trabajo Para un Hermano Concepción y financiado por el “Programa Servicios Sociales, Subsecretaría del Trabajo – Gobierno de Chile”.

gonzalo flores

Gonzalo Flores y su 100% de asistencia: “Si un día amanezco cansando, enfermo, me doy ánimo y vengo igual al curso”

En el marco del Programa “Capacitación en Oficios” financiado por Sence y ejecutado por Fundación TPH Concepción, compartimos el testimonio de uno de los participantes del curso “Auxiliar Administrativo en TIC’s” (jornada tarde). 

Gonzalo Flores es uno de los protagonistas que ha pasado por nuestra Fundación buscando una oportunidad de desarrollo y crecimiento en lo personal, familiar y, por supuesto, laboral.

Él, destaca por su 100% de asistencia en el curso desde que inició en marzo, lo que ha conseguido gracias a su motivación, esmero y compromiso consigo mismo.

Terminado el curso e inserto en el mundo del trabajo, su anhelo es poder seguir estudiando una carrera vinculada a la administración, con el fin de seguir perfeccionándose en el área.