DÍA INTERNACIONAL DE LA NO VIOLENCIA CONTRA LA MUJER

A propósito del Día Internacional de la No Violencia contra la Mujer, que se conmemora todos los 25 de noviembre desde 1981, es importante manifestar  repudio ante todo acto inapropiado que vulnere los derechos de la mujer.

Se trata de un problema social que afecta a todos. Su origen cultural ha permitido que se proyecte como un fenómeno invisible, dañando la integridad, la dignidad y la libertad del género femenino, hasta el día de hoy.

Las mujeres, sólo por el hecho de ser mujeres, viven diversas formas de violencia por parte de sus parejas o de su entorno, que van desde el control hasta la agresión física. Esto, lamentablemente, tiene su justificación en que muchas culturas, incluida la chilena, todavía creen que los hombres tienen el derecho de controlar la libertad de las mujeres.

“Este tipo de violencia es uno de los principales problemas sociales de nuestro país. Se han implementado políticas y campañas tendientes a solucionar esta realidad, sin embargo, no es suficiente. Nuestra herencia del patriarcado está tan enraizada en nuestra sociedad, que para cambiar este tema cultural, se requieren de muchos años”, apunta Oriana González, administradora de empresa y gestora laboral de Fundación TPH Concepción.

Una apreciación con la que concuerda Mauricio Yanchapaxi Jacho, gestor de formación y capacitación de Fundación Prodemu, liderada a nivel nacional por la primera dama del país Cecilia Morel Montes.Los cambios son lentos. No se darán tan rápido como quisiéramos. Estos cambios son tan estructurales que van a demorar entre 80 y 200 años. Es un cambio cultural que no es sencillo. Depende de acuerdos y de transformaciones sociales profundas”, señala.

 

ESCENARIO PREOCUPANTE

Se entiende por violencia de género cualquier acto violento o de agresión, basados en una situación de desigualdad en el marco de un sistema de relaciones de dominación de los hombres sobre las mujeres que tenga o pueda tener como consecuencia un daño físico, sexual o psicológico.

Las amenazas de tales actos y la coacción o privación arbitraria de la libertad, tanto si ocurren en el ámbito público como en la vida familiar o personal, también corresponden a un tipo de violencia. “A veces se critica a las mujeres por el hecho de no salir o no poder identificar la violencia, pero se desconoce que es un proceso muy complicado y difícil. El amor propio, puede salvar a las personas de esta realidad”, complementa Yanchapaxi.

Y aunque se plantea en un escenario complejo y preocupante, de igual forma el tema ha tenido sus avances durante los últimos años. “Hemos avanzado, de hecho, hoy en día se habla del tema, se han creado leyes para protección de la maternidad, corresponsabilidad parental, equidad de género en materia laboral, etc. Pero para seguir avanzando hay que abordar este tema, desde la educación temprana de los niños y niñas. Hay que dejar de lado la educación sexista, distribuyendo roles al interior de la familia, realizando acciones tendientes a modificar la actual división sexual del trabajo, que establece una rígida asignación de roles, acceso a carreras científicas, técnicas y que todas las áreas se abran a las personas por sus capacidades, no por su género”, agrega González.

De acuerdo a lo que se espera para erradicar este tipo de prácticas machistas, Mauricio señala que “ahora dentro de lo que se está promoviendo destaca una nueva visión de tratar a las personas. Tratarlos como un ser humano y una persona con derechos. Se espera que en un futuro se deje de hablar de masculinidades y feminidades”.

 

REALIDAD LABORAL DE LAS MUJERES EN LA REGIÓN DEL BIOBÍO

En la Región del Biobío, el 51% de la población son mujeres. En el plano laboral, la especialista de Fundación Trabajo para un hermano, quienes desde 1988 han contribuido al desarrollo local, al emprendimiento y a la inserción laboral de hombres y mujeres de la zona, comenta que “si somos más mujeres eso debería también reflejarse en altas tasas de empleo, pero resulta que ahí solo tenemos el 41% de participación, contra el 59% de los hombres. Otro ejemplo de la exclusión laboral es que los Jóvenes Nini, en la Región alcanzan aproximadamente a un 30%, pero de ese porcentaje el 60% corresponde a mujeres. Eso es un claro acto de violencia”.

Además, la gestora laboral se refiere a la desigualdad en temáticas de sueldos. “Si nos vamos al caso de los sueldos, resulta que los hombres ganan un promedio del 16% más que las mujeres, en tanto, ahí se manifiesta la violencia. Donde ya es extremo es para las mujeres rurales, las mujeres indígenas, donde sus posibilidades de desarrollo se ven limitadas por temas de falta de acceso a la educación, lo que da como resultado que tengan bajas opciones a un empleo remunerado”, concluye.

Para erradicar la violencia contra las mujeres, el Estado ha focalizado sus esfuerzos en la prevención con campañas nacionales y en la formación de monitoras y monitores a nivel local. Para la atención de las mujeres que viven violencia están los Centros de la Mujer, las Casas de Acogida, los Centros Atención Reparatoria a mujeres víctimas de agresiones sexuales. Para los hombres están los Centros para Hombres que Ejercen Violencia de Pareja.

Cursos “Auxiliar de Nutrición y Dietética” y “Auxiliar Administrativo en Tics” recibieron sus certificaciones en emotiva ceremonia

La emotividad, si duda, fue la gran protagonista en la Ceremonia de Certificación de los curso “Auxiliar de Nutrición y Dietética” y “Auxiliar Administrativo en Tics”, que ejecutó Fundación Trabajo para un Hermano Concepción (TPH) en 2017, gracias al aporte del Programa Capacitación en Oficios, impulsado por el Servicio Nacional de Capacitación y Empleo (Sence).

Las y los participantes, finalmente, recibieron sus diplomas, tras haber cumplido con todas las etapas exigidas durante el proceso de capacitación, vale decir, quienes finalizaron con éxito sus fases lectivas y sus posteriores prácticas laborales.

Auxiliar Administrativo en Tics, jornada tarde.

Auxiliar Administrativo en Tics, jornada mañana.

Auxiliar de Nutrición y Dietética, jornada tarde.

Auxiliar de Nutrición y Dietética, jornada mañana.

 

La cita, que se realizó el viernes recién pasado, en el hotel Wyndham Garden Concepción, dio por finalizado el proceso de capacitación de todas y todos los participantes que pasaron por TPH, para abrir paso a un nuevo camino en sus vidas, a partir del trabajo y la inserción laboral.

Carlos Jara, seremi del Trabajo Biobío.

En ese sentido, Carlos Jara, seremi del Trabajo de la Región del Biobío, quien fue testigo de esta jornada solemne, destacó la importancia de este tipo de iniciativas, que van en beneficio directo de personas que buscan mejorar sus condiciones laborales. “Es emotivo ver cómo tanta gente se supera y sale adelante gracias a estos programas, porque uno ve a muchas otras personas que si no tienen posibilidades de capacitarse, lamentablemente, van quedando rezagadas. Es importante el aporte de Fundación Trabajo para un Hermano, pero tampoco hay que olvidar el aporte que hace el Sence. Estoy muy contento con esta ceremonia y ojalá haya muchas más”, comentó la autoridad regional.

 

Iván Villagrán, jefe de gabinete de la Gobernación Provincial de Concepción.

Iván Villagrán, jefe de gabinete de la Gobernación Provincial de Concepción, también participó de esta certificación. “Estas ceremonias incentivan a que las personas puedan seguir estudiando y puedan seguir capacitándose, porque esos son las dos cosas fundamentales para tener más oportunidades en la vida. Espero que sigan así. Estas instancias tienen que repetirse año a año para que más personas puedan estar en este lugar”, señaló.

 

 

 

TRABAJO COLABORATIVO

Tania Avilés, directora de TPH Concepción.

Durante el acto de certificación, Tania Avilés, directora de TPH Concepción, hizo notar el compromiso de esta institución sin fines de lucro, con la comunidad. “Nos sentimos profundamente comprometidos con el desarrollo de hombres y mujeres que buscan crecer tanto en lo personal como en lo laboral, para alcanzar una mejor calidad de vida. Ya son 30 años de presencia en la Región del Biobío, contribuyendo en hacer realidad estos sueños”, indicó.

En cuanto a cifras, es válido mencionar que en los últimos 3 años, Fundación TPH Concepción ha capacitado a 613 personas, de la cuales 223 han sido insertadas laboralmente. “En particular durante el año 2017, se realizaron 4 cursos del programa Capacitación en Oficios. Dos corresponden a ‘Auxiliar de Nutrición y Dietética’ y otros dos a ‘Auxiliar Administrativo en Tics’, llegando a 191 postulaciones, lo que dio como resultado la participación de 90 personas dispuestas a adquirir nuevos conocimientos y a aprender nuevas herramientas, para alcanzar mejores opciones de trabajo. De este número de personas, alrededor de un 40% ya está inserta laboralmente”.

Según las autoridades regionales, sólo el trabajo colaborativo hace la diferencia cuando se trata de mejorar la calidad de vida de las personas. “En este caso todos debemos trabajar en estas instancias, el Gobierno, las empresas, las fundaciones y las personas. Es importante en que la capacitación y la educación estén al alcance de todos”, sostuvo.

Carlos Jara, seremi del Trabajo Biobío.

Algo que comparte el seremi del Trabajo. “Sólo la unión de lo público y lo privado es lo que va a permitir que muchos compatriotas salgan de este nivel de necesidad y de pobreza, en que muchos compatriotas desgraciadamente se encuentran. Para el gobierno es un orgullo saber que todas estas personas han logrado ese punto de apoyo. Como estas actividades, ojalá haya muchas en todo el país, porque eso va a ser un Chile mejor, que es lo que buscamos”, señaló.

 

ALEGRÍA Y GOZO

Carlos Jara, Digna Urrea y Tania Avilés.

Ante el orgullo de sus familiares, las y los protagonistas de esta jornada, recibieron con gozo sus certificados. “Agradezco al Sence por financiar este tipo de programas y a Fundación TPH por entregarme todos los conocimientos y la técnica para lograr mi estabilidad laboral”, dijo Digna Urrea, participante del curso “Auxiliar de Nutrición y Dietética”, en representación de sus compañeras y compañeros que participaron en cursos de TPH, en 2017.

Pero la alegría, sin duda, la aportó la Tuna Femenina de la Universidad de Concepción, quienes con sus sonidos y cantos, lograron de esta jornada, una celebración más íntima y animada.

Tuna femenina de la Universidad de Concepción.

Tuna femenina de la Universidad de Concepción.

Tuna femenina de la Universidad de Concepción.

 

GALERÍA DE FOTOS

 

                                       

Taller “Formación de Facilitadores CEFE” se realizará en Santiago

El taller “Formación de Facilitadores CEFE”, está dirigido a personas que trabajan en asesorías y formación para el desarrollo de competencias, emprendimiento e innovación en jóvenes y adultos. El proceso formativo se realizará en formato de seminario intensivo, con 96 horas distribuidas en 12 jornadas.

 

*Más información haciendo haciendo click en la imagen.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Curso “Manipulación de Alimentos 2018” culmina su primera etapa con emotivo encuentro

Luego de tres meses de clases teóricas y prácticas, el curso “Manipulación de Alimentos 2018”, desarrollado por Fundación Trabajo Para un Hermano (TPH) y financiado por el Servicio Nacional de Capacitación y Empleo (SENCE), abre paso a las prácticas laborales de sus 19 participantes.

La emoción fue protagonista en el encuentro que puso fin a la etapa de capacitación del curso “Manipulación de Alimentos”, desarrollado desde mayo por Fundación Trabajo para un Hermano (TPH) y financiado por el Servicio Nacional de Capacitación y Empleo (Sence).
Con la satisfacción a flor de piel por el logro alcanzado y con gajos de nostalgia evidentes por dejar la sala de clases luego de tres meses de capacitación, las 18 mujeres y el único varón que participaron de esta cita culmine, se dieron el tiempo de festejar el hito y compartir sus sensaciones.
Sin ir más lejos, Marcela Espinoza, una de las beneficiarias, da fe de un cambio significativo en su vida tras pasar por esta fase lectiva. “Este curso me dio la oportunidad de soñar en grande y de darme cuenta que sí se pueden lograr las metas que uno se propone. Soy una persona que sin tener nada, voy a pasar a tener mucho. Estoy feliz y todo sacrificio es para darle una mejor vida a mis hijos”, dice la participante de 38 años.
Desde hoy en adelante la manipuladora de alimentos pone su mira en el futuro y reflexiona acerca de sus expectativas. “Todo lo que aprendí aquí, lo voy a poner en práctica para lograr un puesto de trabajo. Mis expectativas son tener un contrato con remuneraciones dignas que valore lo que hago. Estoy feliz y todo sacrificio es para darle una mejor condición de vida a mis hijos”, indica.

MUNDO LABORAL
Acerca del rendimiento, Patricio Riquelme, chef y facilitador del curso, fue enfático en decir que tuvo una gran experiencia con este curso. “De los 20 participantes que partieron, 19 se mantuvieron hasta el final. Se mostraron bastante abiertos a recibir la capacitación y todos los participantes tienen mucho potencial. En lo personal me encantó. Pude pasar los contenidos de una manera profunda, porque encontré a personas dispuestas a recibir la información. Creo que fue exitoso”, señala.
Esta actividad abre paso a las prácticas laborales de 200 horas que tendrán cabida durante las próximas semanas en distintos establecimientos prestadores de servicios de alimentación, casinos y empresas de la Provincia de Concepción, que colaboran mutuamente con Fundación TPH.
Para Marisol Arias Gavilán, también beneficiaria del programa, llegar a esta etapa de profesionalismo significa mucho, puesto que a sus 50 años ni siquiera soñaba con una oportunidad como ésta. “De cocina no sabía, pero con el paso del tiempo me fue gustando y fui adquiriendo conocimientos, entonces sé que puedo lograr ser una gran trabajadora. A mi edad me vi limitada en muchas áreas, pero con esta capacitación me di cuenta que también hay oportunidades laborales para personas como yo”, finaliza.

 

Día Internacional de los Trabajadores y situación laboral de la mujer hoy

El origen de esta conmemoración internacional se remonta a una lucha por la extensa jornada laboral desarrollada en Estados Unidos en 1868. Allí había sido instaurada en la Ley Ingersoll, que establecía una jornada de trabajo de ocho horas con cláusulas que permitían aumentarla a 14 e incluso 18 horas.

Años después, en 1886 en la ciudad de Chicago, donde las condiciones de trabajo eran peores que en otras ciudades del país del norte, que las organizaciones laborales y sindicales se movilizaron para solicitar una reducción de la jornada laboral a 8 horas, de las 12 y 16 horas establecidas. La huelga surgida en Chicago se amplió hasta alcanzar carácter nacional con unas 5 mil huelgas simultáneas y más de 400.000 obreros movilizados. Proceso que obtuvo como resultado hacia finales de mayo de ese año una jornada de 8 horas. Sin embargo, en junio del mismo año, 5 sindicalistas anarquistas que promovieron la manifestación fueron condenados a la muerte en la horca. El impacto internacional que tuvo el juicio a los “mártires de Chicago” duró muchos años. En 1889 la II Internacional de París resuelve instaurar un día por la lucha internacional por las 8 horas. La fecha acordada fue el 1° de mayo de 1890, siguiendo una decisión de la American Federation of Labour, enlazándola simbólicamente con la huelga del 1° de Mayo de 1886 en EEUU y en honor a los mártires de Chicago.

En nuestro país, esta fecha se considera un feriado irrenunciable y se realizan múltiples conmemoraciones a lo largo del territorio, sin embargo, resta por conseguir avances en materia de igualdad salarial y porcentaje de inserción de la mujer en la fuerza de trabajo sobre todo. Según la encuesta CASEN 2015: “la tasa de participación laboral de las mujeres, es de 47,4% versus un 71,0% de los hombres. Pudiendo aumentar sobre el 49,3% según el último trimestre móvil de 2017. Y la brecha entre la participación laboral de mujeres y hombres se ha mantenido sobre los 20 puntos porcentuales en todos los años, registrando una reducción en 3,5 puntos porcentuales, de -26,8% en 2010 a -23,3% en 2015”.

Chile tiene bajas tasas de participación laboral femenina, tanto en relación con los países de la OCDE (63%) como a los latinoamericanos (56%). La brecha salarial es persistente: el 2015 los hombres ocupados percibían mensualmente un promedio de $587 mil y las mujeres $402 mil, lo que corresponde a una brecha de ingreso de -31,6%, en desmedro de las mujeres (NESI, 2015).

Un estudio de la Subsecretaría de Trabajo indica que 1.4 millones de mujeres quieren trabajar, pero no pueden. El principal motivo está en sus responsabilidades familiares permanentes: 38% de las inactivas, es decir, 1.478.000 mujeres no trabaja remuneradamente (ENE, 2017), por esta razón es clave proveer de las condiciones que faciliten a las mujeres salir de sus hogares para desarrollarse laboralmente y lograr una mayor autonomía económica, aportando al crecimiento del país. Por ejemplo, si estas mujeres se integraran al mundo laboral, el PIB nacional podría aumentar a 9%.

En síntesis, múltiples son las barreras de acceso al mercado laboral y de permanencia en sus trabajos que tienen las mujeres. Abordar estas barreras, proponer soluciones, actuar en el campo de las organizaciones para generar cambios, es una tarea transversal de orden nacional, pero también sectorial, regional y local que involucran al conjunto de la sociedad y a sus actores.

Se trata, a fin de cuentas, de trabajar hacia un modelo a escala humana y que considere el factor de género de forma equitativa, más allá de lo netamente productivo.

 

22

 

TPH facilita tres talleres a funcionarios de colegio en Guarilihue

Fundación TPH realizó tres talleres -gratuitos- a la plana docente y administrativa del Colegio Guarilihue Alto en la comuna de Coelemu.

Una veintena de funcionarios de dicho establecimiento encabezado por Bernardo Paredes, su Director, participaron en las capacitaciones en “Diseño de instrumentos de evaluación”, “Capacidades emprendedoras” y “Formulación de proyectos”, desarrollados por profesionales TPH entre diciembre de 2017 y marzo de 2018. Cada iniciativa consideró ocho horas pedagógicas.

Sobre la iniciativa, Natalia Vásquez, facilitadora del taller “Diseño de instrumentos de evaluación”, se mostró muy satisfecha por los resultados obtenidos y, sobre todo, por la activa participación de los miembros de la comunidad educativa , destacando que “las retroalimentaciones por parte de los participantes estuvieron muy buenas y, en particular creo que les sirvió para ordenar ideas y sentar una base en cuanto a la formulación de preguntas en las evaluaciones que diseñan”.

Respecto a la Certificación ATE, Vásquez relevó la importancia de ésta, pues contribuye al cumplimiento de la Misión institucional, ya que “le permite a TPH intervenir y aportar en colegios a través de recursos del Estado. Además, contribuye al desarrollo de los territorios, y aportar a la educación, especialmente, en sectores con menos acceso”.

En tanto, Tania Avilés, Directora de TPH y facilitadora del taller de “Capacidades Emprendedoras”, alabó el esmero de los participantes, calificándolos como “un equipo altamente comprometido, que a través del taller logró identificar las competencias personales básicas que deben desarrollar como emprendedores, para tener buenos resultados. También tomaron conciencia de la cercanía de las redes en el desempeño institucional, comprendiendo la disminución del riesgo y aumento de oportunidades al trabajar en red”.

“Aportamos a la participación y a la creatividad de los asistentes. El trabajo fue abordado desde diversas visiones para elaborar nuevas ideas innovadoras de proyectos para la comunidad”, cerró Verónica Larrañaga, facilitadora del taller “Formulación de Proyectos”.

¡Presentamos nuestra MEMORIA INSTITUCIONAL 2017!

Amigas y amigos: Con agrado y satisfacción compartimos nuestra memoria institucional, documento que recopila el arduo y dedicado trabajo de nuestro equipo y colaboradores durante 2017.

En sus más de 90 páginas, hacemos un recorrido de atractivo visual donde se relevan las experiencias e historias de nuestros y nuestras beneficiarias y aliados, con quienes nos vinculamos a lo largo de año. Ellos y ellas dan vida  a los cuatro capítulos que componen esta publicación: “Capacitación e Inserción laboral”, “Emprendimiento e Innovación social”, “Transferencia metodológica” y “Trabajo en red y Desarrollo institucional”.

Apegados de manera fiel a nuestra Misión y Visión, nuestro foco son las personas y comunidades que buscan mejorar sus condiciones de vida, para de esa forma, contribuir a una sociedad más justa y solidaria. Precisamente, lo que se refleja en cada página de esta recopilación.

Sin más preámbulo, te invitamos a visitar nuestra MEMORIA 2017, haciendo click en la imagen:

Portada

“Migración e Interculturalidad”: Nueva sección en Centro de Documentación TPH

Con agrado y, conscientes de que es una realidad que cada día se sienta con más fuerza en nuestro país, es que inauguramos una nueva sección para compartir estudios y textos relevantes sobre el tema de la migración e interculturalidad en nuestro país.

No es un misterio que la población migrante proveniente de diversos países del mundo crece día a día en Chile y, por eso, debemos acogerla, entenderla, respetarla y apoyarla en su deseo de tener una mejor calidad de vida a miles de kilómetros de distancia de su tierra natal.

En esta nueva sección del Centro de Documentación de TPH, publicaremos material relevante al respecto. Iniciamos compartiendo tres estudios realizados por nuestros amigos de la Fundación Superación de la Pobreza en las regiones de Antofagasta y Metropolitana. Agradecemos de manera especial a Cristian Riquelme, Director FUSUPO Región del Biobío, por facilitarnos estos documentos para su difusión.

Conoce nuestro Centro de Documentación haciendo click AQUÍ.

A las mujeres fantásticas en su día…

Hoy 8 de marzo se conmemora el Día Internacional de la Mujer, antes llamado Día de la Mujer Trabajadora, debido a la decisión de la ONU de institucionalizarlo en 1975. La ocasión recuerda y rescata la lucha de la mujer por su participación -en condiciones de igualdad con el hombre- en el trabajo, la sociedad y en su desarrollo íntegro como persona.

En Chile queda mucho por hacer, tareas que las mujeres de las nuevas generaciones deben asumir con fuerza y presión para hacer valer su rol como ciudadanas con derechos. Nunca ha sido fácil, bien lo sabemos. Invisibilizadas en el hogar desarrollando trabajos no remunerados y reconocidos. Dado lo anterior, la incorporación al mundo del trabajo remunerado sigue con pendientes… y no por falta de voluntad o capacidades de las mujeres.

Pese a los significativos avances de los últimos años, las barreras sociolaborales persisten, entre estas: el cuidado de los menores en periodo no escolar, los horarios de trabajo asociados a oficios específicos, la inequidad en las remuneraciones mujer-hombre en un mismo puesto, la falta de oportunidades para ejercer cargos directivos y/o de representación, son algunos de los factores que mantienen y reproducen condiciones que limitan el desarrollo integral de las mujeres, eso, sin mencionar el machismo, violencia intrafamiliar y de género, al que estamos permanentemente expuestas.

Desde la perspectiva del trabajo, a nivel mundial, apenas el 50% de las mujeres en edad de trabajar están representadas en la población activa, frente al 76% en el caso de los hombres. En Chile, sólo un 48% de las mujeres tiene trabajo remunerado.

Socialmente, la incorporación laboral de las mujeres no se ha visto acompañada de una reorganización de las funciones en el ámbito doméstico. Es muy marcada la desigualdad en las responsabilidades asumidas por hombres y mujeres en las labores de cuidado de la familia. Una vez insertas en el mundo del trabajo, se enfrentan a una situación de doble jornada laboral, lo que va en directo desmedro de la permanencia en el tiempo en un empleo formal, dado el desgaste y cansancio físico y emocional que implica esta situación.

Sabemos el impacto positivo que tiene en la vida de una mujer y de su familia, acceder a un puesto de trabajo estable, digno y protegido, en términos de la OIT (Organización Internacional del Trabajo), un “trabajo decente”. Lo escuchamos de sus propias bocas cuando finaliza alguno de los Programas de formación e inserción laboral que desarrollamos y, eso, nos motiva y compromete a seguir trabajando y contribuyendo a su bienestar, plenitud, autonomía, empoderamiento y felicidad.

Tenemos mucho por avanzar, pero es posible. Saludamos en su día a todas las mujeres fantásticas.

Erna Ugarte Romero

Directora Ejecutiva Fundación Trabajo para un Hermano

Municipalidad de Tomé y TPH cierran de manera exitosa el Fondeproc 2017

Nueve años suma la alianza entre la Municipalidad de Tomé y nuestra Fundación, en el desarrollo de un trabajo mancomunado que vaya en directo beneficio del fomento del emprendimiento económico local.

El Fondo de Desarrollo Productivo Comunal (Fondeproc) tiene por objetivo responder a las necesidades de emprendedoras y emprendedores que no pueden acceder a instrumentos de fomento productivo tradicionales, a través de la canalización de recursos financieros y talleres para el apoyo de sus iniciativas -con o sin formalización-.

Tras varios meses de trabajo, el pasado viernes culminó la iniciativa con una ceremonia en la que las y los emprendedores de la comuna fueron reconocidos por su esmero y por sobre todo, por dar importantes pasos hacia la consolidación de sus actividades comerciales.

La ceremonia de entrega de diplomas de Fondeproc 2017, organizada por la Municipalidad de Tomé junto a Fundación Trabajo para un Hermano, contó con la presencia de Marissa Macchiavello Goldberg, alcaldesa subrogante; Erna Ugarte, Directora Ejecutiva de TPH; Natalia Vásquez, coordinadora de TPH; además de Julieta Carrasco, Juan Carlos Rodríguez y Heydi Cartes, profesionales del Departamento de Fomento Productivo de la Municipalidad.

Por supuesto, los beneficiarios/as de este fondo fueron los/as protagonistas de esta jornada, entre ellas, Maria Jacky Carvajal, emprendedora del rubro gastronómico que de manera informal se inició hace tres años en el área de la elaboración de masas y dulces, quien declara que la falta de maquinaria especializada ralentizó mucho su actividad, por lo que su producción no era masiva y no podía tomar todos los pedidos que tenía. Gracias a la adjudicación de este fondo, pudo adquirir una amasadora industrial y su negocio –y su vida- mejoraron de manera significativa.

“Gracias al Fondeproc mi empresa ha crecido, me formalicé y saqué mi resolución sanitaria. Por ejemplo, para septiembre pasado estuve 3 días amasando y haciendo empanadas, pero ahora, gracias a la máquina que compré con el Fondeproc, por ejemplo, preparé todas las masas para un cóctel en apenas una hora”, manifestó feliz la emprendedora.

“Antes tenía que rechazar algunos pedidos porque me pedían factura, ahora puse un letrero en mi casa y puedo recibir nuevos clientes”, agregó María Carvajal a propósito de la asesoría obtenida que le permitió formalizar su negocio, que además cuenta con resolución sanitaria para funcionar.

Cabe destacar que programas como Fondeproc, en el que nuestra Fundación actúa como organismo administrador y asesor, responden a nuestra misión institucional, específicamente en cuanto aportar al desarrollo económico local.