Curso “Vendedor integral” finaliza su etapa de capacitación con esperanzadores mensajes

En un encuentro cargado de energía, el curso “Vendedor integral”, ejecutado por Trabajo para un Hermano (TPH) y financiado por el Servicio Nacional de Capacitación y Empleo (SENCE), dijo adiós a su primera etapa de capacitación.

Los participantes del grupo, que compartieron tres meses de clases teóricas y prácticas, se despidieron del aula con una serie de esperanzadores mensajes. “Me gustó la actividad final donde pudimos decir nuestros buenos deseos para el futuro. Yo les deseo a todos mucho éxito para que puedan cumplir sus metas, porque creo que es un gran curso. Supimos mantenernos juntos a pesar de las diferencias. En lo personal me da nostalgia dejar las clases y despedirme de mis compañeros, pero es parte de la vida”, dice Katherine Gajardo.

Y es que el nuevo desafío que deben asumir en las próximas semanas con relación a sus prácticas laborales, debe ser por separado. “Yo pienso que estamos bien preparados para empezar nuestras prácticas. Será muy diferente, porque ahí no estarán detrás de uno ni los compañeros ni los facilitadores, pero en mi caso me siento muy segura de lo que aprendí”, complementa la participante de 28 años.

En general, el balance que se hace de esta fase lectiva se inclina hacia lo positivo. “Yo lo defino como un curso competitivo. En lo técnico buscaban entregar lo mejor de ellos y eso lo pude apreciar en las clases. Eran muy dedicados cuando se les asignaban tareas y hacían buenas presentaciones. En cuanto a relaciones humanas quizás les falta madurar aún, pero la mayoría de ellos son muy  jóvenes, así que creo que irán bien preparados a sus prácticas. Conmigo trabajaron el tema de currículum y manejo de internet y todos rindieron”, señala Tania Avilés, directora de TPH y facilitadora del curso.

 

NUEVO DESAFÍO

El conocimiento que se les entregó en TPH es valorado por los participantes. “Ha sido una muy bonita experiencia ya que TPH nos permite capacitarnos y de esta manera tratar de insertarnos en el mundo laboral. Para mí fue una gran experiencia, porque éste es un curso muy completo y dinámico. Los facilitadores excelentes y de cada uno aprendimos algo”, destaca Paul Hermosilla de 54 años.

El objetivo de mejorar sus vidas, se cumple en el caso de este participante. “Pasar por acá te abre oportunidades. Rescato mucho la calidad de los facilitadores, fueron muy claros y prácticos para enseñarnos conocimientos. Estoy muy contento de la fundación que nos dio la posibilidad de un vuelco en nuestras vidas para darnos cuenta de que podemos llegar lejos con nuestras capacidades”, manifiesta.

En cuanto a sus proyecciones, ambos participantes entrevistados, coinciden en que se esforzarán para trabajar en ventas y asumirán el desafío de la mejor forma posible. “Ahora me proyecto como una vendedora que tiene todas las herramientas para empezar su práctica laboral. Me veo profesionalmente estable y muy feliz. Así que pondré de mi parte para que sea sí”, comenta Katherine.

Por su parte Paul agrega que “ahora sólo depende de mí lograr mis objetivos y trabajar en ventas”, concluye.

 

         

Taller “Formación de Facilitadores CEFE” se realizará en Santiago

El taller “Formación de Facilitadores CEFE”, está dirigido a personas que trabajan en asesorías y formación para el desarrollo de competencias, emprendimiento e innovación en jóvenes y adultos. El proceso formativo se realizará en formato de seminario intensivo, con 96 horas distribuidas en 12 jornadas.

 

*Más información haciendo haciendo click en la imagen.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Curso “Auxiliar de nutrición y dietética” se despide de la sala de clases

Emoción y entusiasmo son dos de los conceptos claves que marcaron el cierre del curso
“Auxiliar de Nutrición y Dietética”, que ejecuta Fundación Trabajo para un Hermano
Concepción (TPH) y financia el Servicio Nacional de Capacitación y Empleo (Sence), en el marco del programa Capacitación en Oficios.

Luego de tres meses asistiendo diariamente a clases teóricas y prácticas en nuestras dependencias, las participantes de esta fase lectiva, se despidieron de la sala de clases, manifestando sus sensaciones de orgullo y satisfacción por el logro alcanzado.“Acá el ambiente fue de felicidad y mucho compañerismo, durante todas nuestras jornadas educativas. Por eso creo que nos deseamos lo mejor para iniciar nuestras prácticas laborales donde quiera que las realicemos”, señala el alumno Andrés Fuentealba de 28 años.


El proceso de aprendizaje de este grupo de personas que llegaron hasta TPH con el fin de cambiar sus vidas, estuvo determinado por la dedicación. “Este curso siempre estuvo dispuesto a realizar las tareas que se les encomendaban. Eran dedicadas y dedicado, sin embargo, notamos ciertas debilidades en su relación con la tecnología. Pero cuando algunas alumnas se quedaban atrás, otras más avanzadas se daban el tiempo para ayudarlas. A pesar de todo, lograron cumplir con los objetivos”, indica Tania Avilés, directora de TPH, quien además les facilitó clases de TICs.

  

Uno de los factores que llamó la atención a los participantes, sin duda, fue la buena disposición que tuvieron los facilitadores a la hora de enseñar conocimientos. “Mi experiencia fue sumamente grata. Aprendí bastante ya sea de las materias como de los profesores. Muchas veces se comportaron como padres y madres de nosotros, en el sentido de que se preocupaban por cómo no sentíamos y nos apoyaban cuando teníamos problemas. Siento que los conocimientos que ellos nos entregaron nos van a servir mucho para esta nueva etapa. Me voy bastante satisfecho”, complementa Fuentealba.

 

PONER EN PRÁCTICA LO APRENDIDO

El desafío más grande de las alumnas y alumnos que formaron parte de la fase lectiva,
tiene que ver con poner en práctica todo lo aprendido en la sala de clases. Y es que en
las próximas semanas, los estudiantes abrirán paso a sus prácticas laborales, que
consideran cerca de 200 horas, en distintos establecimientos prestadores de servicios de
alimentación y empresas de la Provincia de Concepción, que colaboran mutuamente con
Fundación TPH.

 

En ese sentido, Moniqué de 47 años, se muestra muy entusiasmada con esta nueva experiencia que le muestra la realidad del mundo laboral. “Yo viajé cada día de Cabrero a mis clases en TPH. Ha sido sacrificado, pero muy satisfactorio. Así que quiero terminar todo el proceso como corresponde, porque estoy muy agradecida de mis compañeros y de los facilitadores que tuvieron la paciencia para enseñarnos todo lo que hoy sabemos de nutrición y dietética”, finaliza la participante quien tuvo el 100% de asistencia.

 

   

Participantes del curso “Maestro de cocina”  pondrán en práctica sus aprendizajes

Las integrantes del curso “Maestro de Cocina”,  ejecutado por Fundación Trabajo para un Hermano Concepción (TPH) y financiado por el Servicio Nacional de Capacitación y Empleo (SENCE), están ad portas de asumir un nuevo desafío.

Y es que las 18 participantes de este proyecto educativo deben decir adiós a las aulas de clases para iniciar el proceso de sus prácticas laborales. Luego de tres meses de lecciones prácticas y teóricas, las alumnas deberán demostrar sus habilidades y destrezas en distintos establecimientos prestadores de servicios de alimentación, casinos y/o empresas de la Provincia de Concepción, que colaboran mutuamente con TPH.

Para Damaris Neira, quien obtuvo el 100% de asistencia a las jornadas educativas, terminar esta primera etapa de capacitación significa un orgullo. “Para mí fue un verdadero logro no faltar ningún día. Me propuse esa meta, porque lo estoy viendo a futuro. Si yo presentaba complicaciones ahora que estaba estudiando, después cuando estuviera en un puesto de trabajo no rendiría lo que me exigen”, señala la maestra de cocina de 33 años.

Su paso por esta institución sin fines de lucro, cumplió sus expectativas con creces. “Fue muy linda la experiencia, porque cuando llegué acá pensé que iba a aprender solo de cocina y en realidad los profesores se preocuparon de enseñarnos a desarrollar nuestras habilidades blandas, que sirven para ser una mejor persona y una mejor trabajadora”, comenta Damaris.

 

Galería de fotos

DESTACADA PARTICIPACIÓN

En la opinión de Pavel González, facilitador del curso, la evolución que demostraron las estudiantes es muy destacables. “Desde el principio fue un desafío importante este grupo, porque nos comprometimos ambiciosamente a formar maestros de cocina muy profesionales, dentro de un plazo limitado. El perfil de la gente que elegimos fue muy diverso. Había que nivelar y a partir de ello, logramos sacar lo mejor de ellas”, indica el chef.

Durante el trimestre de clases las participantes lograron cumplir el sueño de mejorar sus técnicas en la cocina. “Al principio estaban ansiosas y sólo querían cocinar, pero después se dieron cuenta que es importante tener una base teórica, para luego ponerlo en práctica.  Es un curso  muy diverso. Hay gente que tiene más habilidades que otras, pero en la suma y resta, todas lograron un crecimiento y una mejora en el proceso de alimentación de ellas y sus familias. Pero es importante dejar en claro que maestro de cocina es una persona que opera sola y eso se logra sólo con la experiencia”, precisa el profesor.

Sin embargo, este proyecto no sólo está enfocado en enseñar técnicas y potenciar las capacidades de cada persona, sino que también busca ser una aporte a nivel emocional. “Antes de este curso, yo estaba sin trabajo y me desesperé tanto, que sólo lloraba. Entonces, mi paso por TPH lo veo como una terapia también. Mis profesores y toda la gente de la casa me acogió muy bien y me permitieron ver la vida de una manera más positiva”, confiesa Ana Ojeda Hurtado de 54 años.

En cuanto a sus proyecciones como maestra de cocina, la alumna dice que “Voy a poner todo de mí para lograr mis objetivos. Esta oportunidad que me dio TPH es única y no la quiero desaprovechar”, finaliza.

 

    ÁRBOL DE LOS DESEOS

 

 

Fundación Trabajo para un Hermano cumple 30 años de transformación social

Equipo TPH 1997

La historia de Fundación Trabajo para un Hermano Concepción, a 30 años de su inicio, se cuenta con orgullo. El paso del tiempo parece no intervenir en el espíritu idealista y de transformación social con el que Jorge Tagle cimentó esta idea en agosto de 1988, como una manera de hacer realidad los sueños de personas en busca de superación.

El mentor del espacio, que hoy se enfoca en la capacitación, quiso embarcarse en este proyecto con la finalidad de recaudar fondos para apoyar a emprendedores. Y fue tal el impacto que causó, que los resultados no tardaron en llegar. Mediante su gestión, Tagle logró  proyectos de colaboración con agencias internacionales como la Obra episcopal de la Iglesia Católica Alemana (Misereor). Además, durante su período de funcionamiento se entregó asistencia crediticia a 2000 iniciativas de microemprendimiento.

“Comenzamos bajo el alero del Arzobispado de Concepción, recopilando dinero después de la visita del papa Juan Pablo II, porque yo llegué de Santiago motivado por la Vicaría de la Pastoral Obrera, que ya no existe. Ahora se llama Pastoral del Trabajo. Pero antes la iglesia era más popular, trabajaba con la gente. Así le propuse formar la campaña Trabajo para un Hermano, siguiendo la experiencia de una fundación que ya estaba constituida en Santiago, con el mismo nombre. Nosotros éramos una franquicia solidaria de esa”, recuerda el economista y máster en metodología CEFE (Competencia como base de la Economía a través de la Formación de Emprendedores).

Firma constitución Fundación TPH Concepción en 1991

 

Y no fue hasta 1991 cuando se constituye finalmente en dependencias del Arzobispado de Concepción, la Fundación Trabajo para un Hermano Concepción. “Todos engancharon con la idea y todo el trámite se dio de manera muy ágil. Con la iglesia formamos la fundación y en ese tiempo prestamos plata generalmente a personas de parroquias o derivadas a ellas que requerían de dinero para algún emprendimiento”, cuenta el también facilitador de Biodanza.

 

 

Equipo mujeres TPH 1997

 

Equipo hombres TPH 1997

 

Inauguración Casa TPH Concepción en 2003

 

UN PASO MÁS

Pero la institución sin fines de lucro, que suma 30 años contribuyendo al desarrollo local, al emprendimiento y a la inserción laboral de hombres y mujeres de la Región, no estuvo exenta de cambios. Las circunstancias y el paso del tiempo obligaron a que TPH generara modificaciones en su enfoque. “Hay ciertos programas, intervenciones y apoyos que simplemente fuimos dejando de lado, porque otros empezaron a hacerlo mejor.  Antes el tema de los créditos no existía. Después se forma el Banco del Desarrollo, que fue el primero que instaló una banca de microempresa. Entonces, cuando empezó a crecer eso, creímos que no tenía sentido que siguiéramos prestando plata, cuando la gente podía ir al banco, así que ahora nos hacemos cargo de otras necesidades”, indica Tagle.

Actualmente la fundación se dedica al desarrollo de aprendizajes significativos y capacidades de emprendimiento en personas y comunidades que buscan mejorar sus condiciones de vida. “Como institución lo que más nos importa es la persona. La fundación tiene una característica que es una organización de enseñanza. Hay mucho movimiento de profesionales con ganas de aportar con nuestro trabajo a construir una mejor sociedad”, señala Tania Avilés, actual directora de TPH.

 

Asistentes Cuidadoras para personas en situación de dependencia 2017

 

Auxiliar de nutrición y dietética, 2017

 

TESTIMONIOS VALIOSOS

María Fierro, miembro del directorio TPH

Y es que las oportunidades que esta institución entrega a las personas y comunidades son amplias. Bien lo sabe María Fierro, quien golpeó la puerta de la institución  como jefa de hogar en 2002, y hoy, 16 años después, entra cada día como miembro del directorio. “Vine en busca de oportunidades porque quedé sin trabajo y oí de la fundación. Cuando toqué la puerta, me recibieron con un café y un abrazo. Hoy llevo 15 años aquí trabajando como miembro del directorio”, cuenta.

Otra testigo del trabajo que aquí se realiza es Marcela Gutiérrez, quien postuló a uno de los cursos de TPH “Auxiliar en nutrición y dietética”, que consta de tres meses de clases presenciales y tres meses de práctica laboral.

La participante de este curso financiado por el Servicio Nacional de Capacitación y Empleo (Sence), recuerda con aprecio todo lo que aquí aprendió. “Me enseñaron conocimiento, es cierto. Me enseñaron a ser más profesional en la cocina, pero lo que más rescato de mis profesores es que me ayudaron a ser una mejor persona y a valorarme como mujer primero que todo”, complementa, quien realizó su práctica laboral en el Sanatorio Alemán hasta abril de este año y hoy se encuentra trabajando como ayudante de cocina en la cafetería de la Federación de Estudiantes de la Universidad del Bío-Bío.

 

30 AÑOS DE TRANSFORMACIÓN SOCIAL

Equipo TPH 2018

 

Con su foco puesto en las personas y las comunidades, este espacio ubicado en Barrio Norte, ha sabido permanecer en la escena regional gracias a un trabajo constante y desinteresado. “Yo creo que se debe al compromiso. Jorge Tagle nos regaló esta posibilidad de poner a disposición nuestro trabajo y a desarrollar nuestras habilidades blandas. Para nosotros es fundamental la persona en el ámbito de formación y de práctica laboral. La alegría más grande como equipo es saber que las personas están trabajando y permanecen en sus puestos”, apunta Avilés.

 

Equipo y directorio TPH

 

Finalmente para Tagle es importante mantener este tipo de espacios, porque “siempre hay cosas donde nosotros podemos hacer un aporte. Por distintos motivos, no surge otra gente que lo haga. En Chile son  contadas las personas que hacen esto y siento que nosotros podemos estar ante esas necesidades de la gente”, concluye.

 

DIARIO EL SUR DESTACA LOS 30 AÑOS DE TPH

(Hacer clic  en la foto para leer nota completa)

Diario El Sur

 

 

DIARIO LA ESTRELLA DE CONCEPCIÓN DESTACA LA SEMANA DE ANIVERSARIO DE TPH

Diario La Estrella Concepción

 

 

Curso “Manipulación de Alimentos 2018” culmina su primera etapa con emotivo encuentro

Luego de tres meses de clases teóricas y prácticas, el curso “Manipulación de Alimentos 2018”, desarrollado por Fundación Trabajo Para un Hermano (TPH) y financiado por el Servicio Nacional de Capacitación y Empleo (SENCE), abre paso a las prácticas laborales de sus 19 participantes.

La emoción fue protagonista en el encuentro que puso fin a la etapa de capacitación del curso “Manipulación de Alimentos”, desarrollado desde mayo por Fundación Trabajo para un Hermano (TPH) y financiado por el Servicio Nacional de Capacitación y Empleo (Sence).
Con la satisfacción a flor de piel por el logro alcanzado y con gajos de nostalgia evidentes por dejar la sala de clases luego de tres meses de capacitación, las 18 mujeres y el único varón que participaron de esta cita culmine, se dieron el tiempo de festejar el hito y compartir sus sensaciones.
Sin ir más lejos, Marcela Espinoza, una de las beneficiarias, da fe de un cambio significativo en su vida tras pasar por esta fase lectiva. “Este curso me dio la oportunidad de soñar en grande y de darme cuenta que sí se pueden lograr las metas que uno se propone. Soy una persona que sin tener nada, voy a pasar a tener mucho. Estoy feliz y todo sacrificio es para darle una mejor vida a mis hijos”, dice la participante de 38 años.
Desde hoy en adelante la manipuladora de alimentos pone su mira en el futuro y reflexiona acerca de sus expectativas. “Todo lo que aprendí aquí, lo voy a poner en práctica para lograr un puesto de trabajo. Mis expectativas son tener un contrato con remuneraciones dignas que valore lo que hago. Estoy feliz y todo sacrificio es para darle una mejor condición de vida a mis hijos”, indica.

MUNDO LABORAL
Acerca del rendimiento, Patricio Riquelme, chef y facilitador del curso, fue enfático en decir que tuvo una gran experiencia con este curso. “De los 20 participantes que partieron, 19 se mantuvieron hasta el final. Se mostraron bastante abiertos a recibir la capacitación y todos los participantes tienen mucho potencial. En lo personal me encantó. Pude pasar los contenidos de una manera profunda, porque encontré a personas dispuestas a recibir la información. Creo que fue exitoso”, señala.
Esta actividad abre paso a las prácticas laborales de 200 horas que tendrán cabida durante las próximas semanas en distintos establecimientos prestadores de servicios de alimentación, casinos y empresas de la Provincia de Concepción, que colaboran mutuamente con Fundación TPH.
Para Marisol Arias Gavilán, también beneficiaria del programa, llegar a esta etapa de profesionalismo significa mucho, puesto que a sus 50 años ni siquiera soñaba con una oportunidad como ésta. “De cocina no sabía, pero con el paso del tiempo me fue gustando y fui adquiriendo conocimientos, entonces sé que puedo lograr ser una gran trabajadora. A mi edad me vi limitada en muchas áreas, pero con esta capacitación me di cuenta que también hay oportunidades laborales para personas como yo”, finaliza.

 

Día Internacional de los Trabajadores y situación laboral de la mujer hoy

El origen de esta conmemoración internacional se remonta a una lucha por la extensa jornada laboral desarrollada en Estados Unidos en 1868. Allí había sido instaurada en la Ley Ingersoll, que establecía una jornada de trabajo de ocho horas con cláusulas que permitían aumentarla a 14 e incluso 18 horas.

Años después, en 1886 en la ciudad de Chicago, donde las condiciones de trabajo eran peores que en otras ciudades del país del norte, que las organizaciones laborales y sindicales se movilizaron para solicitar una reducción de la jornada laboral a 8 horas, de las 12 y 16 horas establecidas. La huelga surgida en Chicago se amplió hasta alcanzar carácter nacional con unas 5 mil huelgas simultáneas y más de 400.000 obreros movilizados. Proceso que obtuvo como resultado hacia finales de mayo de ese año una jornada de 8 horas. Sin embargo, en junio del mismo año, 5 sindicalistas anarquistas que promovieron la manifestación fueron condenados a la muerte en la horca. El impacto internacional que tuvo el juicio a los “mártires de Chicago” duró muchos años. En 1889 la II Internacional de París resuelve instaurar un día por la lucha internacional por las 8 horas. La fecha acordada fue el 1° de mayo de 1890, siguiendo una decisión de la American Federation of Labour, enlazándola simbólicamente con la huelga del 1° de Mayo de 1886 en EEUU y en honor a los mártires de Chicago.

En nuestro país, esta fecha se considera un feriado irrenunciable y se realizan múltiples conmemoraciones a lo largo del territorio, sin embargo, resta por conseguir avances en materia de igualdad salarial y porcentaje de inserción de la mujer en la fuerza de trabajo sobre todo. Según la encuesta CASEN 2015: “la tasa de participación laboral de las mujeres, es de 47,4% versus un 71,0% de los hombres. Pudiendo aumentar sobre el 49,3% según el último trimestre móvil de 2017. Y la brecha entre la participación laboral de mujeres y hombres se ha mantenido sobre los 20 puntos porcentuales en todos los años, registrando una reducción en 3,5 puntos porcentuales, de -26,8% en 2010 a -23,3% en 2015”.

Chile tiene bajas tasas de participación laboral femenina, tanto en relación con los países de la OCDE (63%) como a los latinoamericanos (56%). La brecha salarial es persistente: el 2015 los hombres ocupados percibían mensualmente un promedio de $587 mil y las mujeres $402 mil, lo que corresponde a una brecha de ingreso de -31,6%, en desmedro de las mujeres (NESI, 2015).

Un estudio de la Subsecretaría de Trabajo indica que 1.4 millones de mujeres quieren trabajar, pero no pueden. El principal motivo está en sus responsabilidades familiares permanentes: 38% de las inactivas, es decir, 1.478.000 mujeres no trabaja remuneradamente (ENE, 2017), por esta razón es clave proveer de las condiciones que faciliten a las mujeres salir de sus hogares para desarrollarse laboralmente y lograr una mayor autonomía económica, aportando al crecimiento del país. Por ejemplo, si estas mujeres se integraran al mundo laboral, el PIB nacional podría aumentar a 9%.

En síntesis, múltiples son las barreras de acceso al mercado laboral y de permanencia en sus trabajos que tienen las mujeres. Abordar estas barreras, proponer soluciones, actuar en el campo de las organizaciones para generar cambios, es una tarea transversal de orden nacional, pero también sectorial, regional y local que involucran al conjunto de la sociedad y a sus actores.

Se trata, a fin de cuentas, de trabajar hacia un modelo a escala humana y que considere el factor de género de forma equitativa, más allá de lo netamente productivo.

 

22

 

TPH facilita tres talleres a funcionarios de colegio en Guarilihue

Fundación TPH realizó tres talleres -gratuitos- a la plana docente y administrativa del Colegio Guarilihue Alto en la comuna de Coelemu.

Una veintena de funcionarios de dicho establecimiento encabezado por Bernardo Paredes, su Director, participaron en las capacitaciones en “Diseño de instrumentos de evaluación”, “Capacidades emprendedoras” y “Formulación de proyectos”, desarrollados por profesionales TPH entre diciembre de 2017 y marzo de 2018. Cada iniciativa consideró ocho horas pedagógicas.

Sobre la iniciativa, Natalia Vásquez, facilitadora del taller “Diseño de instrumentos de evaluación”, se mostró muy satisfecha por los resultados obtenidos y, sobre todo, por la activa participación de los miembros de la comunidad educativa , destacando que “las retroalimentaciones por parte de los participantes estuvieron muy buenas y, en particular creo que les sirvió para ordenar ideas y sentar una base en cuanto a la formulación de preguntas en las evaluaciones que diseñan”.

Respecto a la Certificación ATE, Vásquez relevó la importancia de ésta, pues contribuye al cumplimiento de la Misión institucional, ya que “le permite a TPH intervenir y aportar en colegios a través de recursos del Estado. Además, contribuye al desarrollo de los territorios, y aportar a la educación, especialmente, en sectores con menos acceso”.

En tanto, Tania Avilés, Directora de TPH y facilitadora del taller de “Capacidades Emprendedoras”, alabó el esmero de los participantes, calificándolos como “un equipo altamente comprometido, que a través del taller logró identificar las competencias personales básicas que deben desarrollar como emprendedores, para tener buenos resultados. También tomaron conciencia de la cercanía de las redes en el desempeño institucional, comprendiendo la disminución del riesgo y aumento de oportunidades al trabajar en red”.

“Aportamos a la participación y a la creatividad de los asistentes. El trabajo fue abordado desde diversas visiones para elaborar nuevas ideas innovadoras de proyectos para la comunidad”, cerró Verónica Larrañaga, facilitadora del taller “Formulación de Proyectos”.

“Migración e Interculturalidad”: Nueva sección en Centro de Documentación TPH

Con agrado y, conscientes de que es una realidad que cada día se sienta con más fuerza en nuestro país, es que inauguramos una nueva sección para compartir estudios y textos relevantes sobre el tema de la migración e interculturalidad en nuestro país.

No es un misterio que la población migrante proveniente de diversos países del mundo crece día a día en Chile y, por eso, debemos acogerla, entenderla, respetarla y apoyarla en su deseo de tener una mejor calidad de vida a miles de kilómetros de distancia de su tierra natal.

En esta nueva sección del Centro de Documentación de TPH, publicaremos material relevante al respecto. Iniciamos compartiendo tres estudios realizados por nuestros amigos de la Fundación Superación de la Pobreza en las regiones de Antofagasta y Metropolitana. Agradecemos de manera especial a Cristian Riquelme, Director FUSUPO Región del Biobío, por facilitarnos estos documentos para su difusión.

Conoce nuestro Centro de Documentación haciendo click AQUÍ.

Municipalidad de Tomé y TPH cierran de manera exitosa el Fondeproc 2017

Nueve años suma la alianza entre la Municipalidad de Tomé y nuestra Fundación, en el desarrollo de un trabajo mancomunado que vaya en directo beneficio del fomento del emprendimiento económico local.

El Fondo de Desarrollo Productivo Comunal (Fondeproc) tiene por objetivo responder a las necesidades de emprendedoras y emprendedores que no pueden acceder a instrumentos de fomento productivo tradicionales, a través de la canalización de recursos financieros y talleres para el apoyo de sus iniciativas -con o sin formalización-.

Tras varios meses de trabajo, el pasado viernes culminó la iniciativa con una ceremonia en la que las y los emprendedores de la comuna fueron reconocidos por su esmero y por sobre todo, por dar importantes pasos hacia la consolidación de sus actividades comerciales.

La ceremonia de entrega de diplomas de Fondeproc 2017, organizada por la Municipalidad de Tomé junto a Fundación Trabajo para un Hermano, contó con la presencia de Marissa Macchiavello Goldberg, alcaldesa subrogante; Erna Ugarte, Directora Ejecutiva de TPH; Natalia Vásquez, coordinadora de TPH; además de Julieta Carrasco, Juan Carlos Rodríguez y Heydi Cartes, profesionales del Departamento de Fomento Productivo de la Municipalidad.

Por supuesto, los beneficiarios/as de este fondo fueron los/as protagonistas de esta jornada, entre ellas, Maria Jacky Carvajal, emprendedora del rubro gastronómico que de manera informal se inició hace tres años en el área de la elaboración de masas y dulces, quien declara que la falta de maquinaria especializada ralentizó mucho su actividad, por lo que su producción no era masiva y no podía tomar todos los pedidos que tenía. Gracias a la adjudicación de este fondo, pudo adquirir una amasadora industrial y su negocio –y su vida- mejoraron de manera significativa.

“Gracias al Fondeproc mi empresa ha crecido, me formalicé y saqué mi resolución sanitaria. Por ejemplo, para septiembre pasado estuve 3 días amasando y haciendo empanadas, pero ahora, gracias a la máquina que compré con el Fondeproc, por ejemplo, preparé todas las masas para un cóctel en apenas una hora”, manifestó feliz la emprendedora.

“Antes tenía que rechazar algunos pedidos porque me pedían factura, ahora puse un letrero en mi casa y puedo recibir nuevos clientes”, agregó María Carvajal a propósito de la asesoría obtenida que le permitió formalizar su negocio, que además cuenta con resolución sanitaria para funcionar.

Cabe destacar que programas como Fondeproc, en el que nuestra Fundación actúa como organismo administrador y asesor, responden a nuestra misión institucional, específicamente en cuanto aportar al desarrollo económico local.