57 emprendedores adjudicaron financiamiento del Fondeproc-Tomé con apoyo y asesoría de Fundación TPH Concepción

Se trata de microempresarios, trabajadores independientes, agricultores, artesanos y mujeres del programa Jefas de Hogar de la comuna de Tomé quienes fueron asesorados por un equipo de TPH Concepción con el objetivo de ganar recursos de la versión 2019 del Fondo de Desarrollo Productivo Comunal, Fondeproc.

La ceremonia de certificación de los emprendedores y emprendedoras que adjudicaron el fondo tuvo lugar el martes 10 de diciembre, en la Municipalidad de Tomé y contó con la asistencia de Horacio Hernández, Encargado de la Oficina de Turismo, Lily Castillo, Coordinadora de Fomento Productivo y María Fierro, Directora de Fundación TPH Concepción.

El FONDEPROC corresponde a recursos económicos que el municipio pone a disposición de su comunidad desde el 2009, con el objetivo de fortalecer las actividades productivas y microempresariales del territorio. Es así como cada año a través de un trabajo mancomunado entre TPH Concepción y la unidad de Fomento Productivo, se lleva a cabo la convocatoria, capacitación y canalización del financiamiento.

En este contexto, Horacio Hernández, se refirió al impacto de la iniciativa. “No solo se colabora con la entrega del dinero a los emprendedores sino que detrás de eso existe un apoyo y capacitación, en el mismo tema de la postulación a los proyectos, por ejemplo. Y por otro lado, están los talleres enfocados en conocer el mismo negocio que tienen”. Herramientas a partir de las cuales, según sus antecedentes, satisfacen las necesidades de los emprendedores que por primera vez participan en concursos de financiamiento.

Desde la mirada de Andrés Aravena, emprendedor dedicado a la encuadernación y artesanías de madera, tanto las capacitaciones como el financiamiento fueron un apoyo, “aprendí a cómo calcular el precio total de un producto y pude entender lo que es el mercado”. De igual modo, valoró la oportunidad de conocer en los talleres a otros emprendedores de áreas afines a la suya.

Asimismo, Nayadeth Fuentealba, aprendiz de artesana que trabaja confeccionando decoraciones y arreglos florales, destacó de su participación en el Fondeproc que “tuve capacitaciones, charlas donde nos explicaron cada paso para postular y talleres donde aprendimos a sacar los costos variables y costos fijos”. Agregando que, “no tengo formalizado mi emprendimiento todavía, pero este es un paso para seguir adelante”.

Por su parte María Fierro, Directora de la Fundación, felicitó a los hombres y mujeres que ganaron el financiamiento, a través de sus palabras en la ceremonia de certificación, “desde la fundación agradecemos poder vincularnos con emprendedores del territorio. El 2009 fue la primera vez que se generó este convenio con la Municipalidad de Tomé y hasta hoy la motivación del emprendedor y la emprendedora sigue siendo la misma, la de concretar el proyecto que a cada uno lo motiva”.

Cabe señalar, que el municipio de Tomé, junto a Fundación Trabajo Para un Hermano Concepción, realizaron la convocatoriamediante un concurso abierto, del Fondo de desarrollo productivo comunal – Fondeproc 2019, como una forma de garantizar transparencia y acceso equitativo a esta oportunidad de financiamiento, para emprendedores/as y microempresarios/as.

VER IMAGENES

30 AÑOS DE METODOLOGIA CEFE EN CHILE

Historia de CEFE en Chile
CEFE llego a fines de los 80 y se ha mantenido como una metodología muy viva hasta hoy. Son casi 30 años desde que los primeros Cefistas chilenos fueron entrenados en el primer Tot de América realizado en Uruguay el 1989.
Una de los pilares para mantener vigente CEFE en Chile ha sido Fundación Trabajo para un Hermano Concepción que el 2019 celebro su cumpleaños N°31, y de ellos 27 años aplicando CEFE. En 1992 participamos del primer Tot en Chile y segundo de Latinoamérica. Desde esa fecha adoptamos CEFE en nuestras acciones de formación con diversos grupos objetivos, en el ámbito del desarrollo de habilidades sociales, de emprendimiento, de gestión, de asociatividad y en capacitación para la inserción laboral.
Nos apropiamos y apasionamos con CEFE, encontramos que es un excelente método para facilitar procesos de formación que tienen en su centro a las personas, que permiten a los participantes empoderarse, expresarse y potenciar sus habilidades. Todo lo cual es completamente coherente con la misión de esta Fundación, cuyo propósito es generar desarrollo en las comunidades a través del emprendimiento.
En 1996 optamos por transferir esta metodología, desde ese año hemos facilitado y gestionado 42 talleres de Formación de Facilitadores en Chile y otros países de Latinoamérica.
Ya son cientos los facilitadores CEFE entrenados por el equipo TPH concepción. Funcionarios del estado, profesionales independientes o de consultoras privadas y ONGs; docentes de educación secundaria y universitaria, empresarios; son algunos de los grupos que están aplicando CEFE en sus cursos de formación.

¿Que explica la inserción de CEFE en Chile?
Son varias las razones de los buenos resultados de nuestras convocatorias y propuestas con CEFE. Una muy relevante es la validación de CEFE en las instituciones estatales de capacitación que piden facilitadores con CEFE. Instalar CEFE en el Estado ha sido un factor decisivo.
Por otra parte, nuestra perseverancia en mantener el estándar del Tot Cefe, difundir sus beneficios, llegar a nuevos grupos para su aplicación y estar siempre en la Red Internacional, han sido importantes para mantener el posicionamiento y expansión de CEFE en Chile y para llevarlo a otros países. Cefe Internacional nos ha posibilitado un sentido de pertenencia a una red global donde encontramos colegas, todos en el mismo camino de contribuir al desarrollo de nuestros territorios a partir de la acción emprendedora de sus habitantes.
No obstante, en el transcurso de estos 30 años de CEFE en Chile, han llegado otras metodologías, hemos perseverado con CEFE y la complementamos con otras herramientas. En nuestros talleres incorporamos Coaching, Enfoque de Género, Trabajo Corporal, Biodanza y otros sistemas de aprendizaje.
Nuestro desafío sigue siendo reforzar la promoción y la utilización de la metodología CEFE. Para esta pretensión es básico propender a una aplicación de CEFE rigurosa, que cuide la calidad en su aplicación y sus principios fundamentales. De allí que una de nuestra línea de acción es difundir y concretar el proceso de licencias internacionales. El 2019 entregamos licencias a 7 colegas que solicitaron nuestra mentoría para acceder la acreditación de Cefe internacional.

EN TARAPACÁ TPH CONCEPCIÓN COLABORA EN PROGRAMA DE EMPODERAMIENTO DE MUJERES INDÍGENAS

Una significativa contribución está realizando la Fundación al Programa Originarias de ONU Mujeres, la organización de las Naciones Unidas dedicada a promover la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres.

Considerando la extensa experiencia de la Fundación en programas de apoyo a emprendedoras, ONU Mujeres solicitó a la organización, el apoyo para el diseño e implementación de un programa de formación de emprendedoras indígenas de la Región de Tarapacá.

Una primera acción de colaboración fue la elaboración del manual del programa que contiene un completo proceso, desde la selección de las emprendedoras hasta las acciones de formación y asesoría a las participantes. La edición de este manual fue coordinada por Jorge Tagle de Fundación TPH Concepción.

Para su implementación en el mes de febrero del presenta año facilitamos un taller de Formación de Formadoras/es CEFE, a cargo de Paulina Pacheco, Jorge Tagle y Cedy Arones de Parwa, Perú. Fueron 12 días de formación y aprendizaje para un grupo de docentes y líderes que trabajarán en los procesos de formación que consigna el programa.

“Las sesiones las realizamos en la Universidad Arturo Prat. Fue una experiencia sumamente enriquecedora tanto para nosotros como para ellas, quienes recibieron el taller”, dijo Jorge Tagle, máster en Metodología Cefe y fundador de TPH Concepción.

El programa Originarias de Onu Mujeres, apuesta por el empoderamiento de las mujeres indígenas con el fin de contribuir a elevar su participación económica y social de manera de acercarlas a una representación más equitativa que conduzca a una mayor autonomía y una mejor calidad de vida. “Durante las clases vivenciaron ejercicios CEFE y realizaron facilitación con adaptaciones a su territorio y cultura”, Agrega el facilitador.

Posterior a este taller, en el mes de marzo, profesionales de TPH Concepción y de la UNAP realizaron el proceso de selección de las mujeres que participaran en la primera escuela de emprendimiento para 30 participantes.

Esta escuela, denominada “Gestación de Negocios para Mujeres Emprendedoras Indígenas se desarrolló entre los meses de abril y Julio en Iquique y contemplo 7 módulos de dos días cada uno y una gira a comunidades del interior. La escuela fue coordinada por Paulina Pacheco de TPH quien a su vez facilito las sesiones con el equipo formado en CEFE en Iquique en enero pasado.

De esta manera se ha generado una significativa experiencia, articulándose un equipo local muy comprometido con las mujeres indígenas y que han asumido muy profesionalmente la metodología transferida por la Fundación TPH Concepción.

31 años de Fundación Trabajo para un Hermano Concepción

31 años de Fundación Trabajo para un Hermano Concepción

Fundación Trabajo para un Hermano Concepción este 2019 cumple 31 años de servicios a la comunidad. Liderando en todo este tiempo el acercamiento y trabajo colaborativo con las familias, mujeres, hombres y jóvenes emprendedores.

Nos hemos especializado en transmitir herramientas de negociación, proyección y permanencia de microempresas. Y en estas últimas etapas que vive nuestro país, también hemos acercado nuestra entrega a los que de otras naciones han llegado para quedarse.

Esperamos dejar un legado permanente de desarrollo económico local y valores humanos que nos lleven a una mejor sociedad.

Emprendedores locales reciben certificación del programa “Aprendizaje y Servicio”

Fundación Trabajo para un Hermano Concepción (TPH) participó de la ceremonia de finalización de metodología «Aprendizaje Servicio”, que la Facultad de Ciencias Empresariales de la Universidad del Bío-Bío desarrolló durante este año, donde recibieron su diploma diferentes emprendedores de la zona.

Se trata de un convenio de desempeño cuya finalidad es la ejecución y el desarrollo del Plan de Mejoramiento de Programa (PM) definitivo denominado “Desarrollo de competencias de los estudiantes de la Facultad de Ciencias Empresariales (FACE) a través de la metodología «Aprendizaje Servicio» (AS) y el uso de «Tecnologías de la Información”, de acuerdo al código UBB 1402, financiado por el Banco Mundial a través del Programa MECESUP del Ministerio de Educación de la República de Chile.

Este plan tiene por objetivo desarrollar las competencias profesionales en el proceso de formación de las carreras de la Facultad de Ciencias Empresariales (FACE), utilizando la metodología Aprendizaje Servicio. Esto, a través de mejoras en el aprendizaje y, el desarrollo de competencias y habilidades profesionales en el proceso de formación de la carrera, mediante el trabajo académico de servicio a experiencias reales en el marco del contenido de sus asignaturas.

De acuerdo a lo anterior, TPH  actúa como agente vinculante entre la UBB y los emprendedores que reciben estas asesorías. Esta relación surge gracias al convenio amplio de colaboración que suscribimos hace algunos años con el plantel estudiantil.

 

APORTE AL EMPRENDIMIENTO

La ceremonia estuvo liderada por Benito Umaña Hermosilla, decano de la Facultad. de Ciencias Empresariales de la Universidad del Bío -Bío y por Tania Avilés, directora de Fundación TPH.

En concreto, dos grupos de estudiantes elaboraron propuestas de negocio, utilizando creatividad, innovación y actitud emprendedora, sobre “Sistema de costos” y “Costos en planillas Excel”.

Entre los beneficiarios de este año se encuentran emprendedores que ya han tenido el acercamiento previo con los facilitadores de TPH. Específicamente hubo tres beneficiarias del Fondo de Desarrollo Productivo Comunal de la Municipalidad de Tomé, que también ejecuta nuestra institución sin fines de lucro.

En ese sentido Tania Avilés, directora ejecutiva de Fundación TPH, reconoció el aporte de este plan, destacando que representa una ayuda importante para sus beneficiarios y sus actividades.

“Estamos muy contentos de generar este vínculo, porque siento que realizamos un real aporte a los emprendedores, pero también estamos contribuyendo a la formación de profesionales más conscientes y responsables del medio social en el que nos desarrollamos todos nosotros”, apunta la directora ejecutiva de TPH.

Fundación TPH facilitó taller de convivencia escolar en la Escuela Guarilihue Alto

Fortalecer la convivencia escolar y mejorar la comunicación entre los docentes y asistentes de la educación, fue el objetivo que cumplió Fundación Trabajo para un Hermano en la Escuela Guarilihue Alto de Coelemu, la semana pasada, en el contexto de aportar al mejoramiento de la educación.

Y es que nuestra institución sin fines de lucro está capacitada para realizar este tipo de talleres, en el marco de la reciente incorporación al Registro Público de Entidades Pedagógicas y Técnicas (ATE), que el Ministerio de Educación le otorgó para el apoyo externo contextualizado, específico y transitorio en el mejoramiento continuo de los aprendizajes de carácter sustentable, que deben aportar en la elaboración e implementación del Plan de Mejoramiento Educativo de cada establecimiento.

En el Taller, participaron alrededor de 25 personas, entre docentes, auxiliares de la educación y directivos del establecimiento que en 2019 pasará a ser Liceo Técnico, considerando dinámicas participativas destinadas a reforzar el trabajo en equipo y la comunicación entre todos.

Para las facilitadoras del equipo TPH esta actividad fue muy gratificante, ya que los/as participantes quedaron muy contentos. “Hace poco más de un año ya habíamos realizado un taller con el equipo y fue muy alentador ver que han utilizado las herramientas que les entregamos en aquella oportunidad”, comentan.

VÍNCULO VIRTUOSO

Este vínculo con la comunidad de Guarilihue Alto se da desde la experiencia. “Es una relación que estamos desarrollando desde la mirada que tiene la fundación de contribuir a una mejor calidad de la educación y que sea más equitativa”, complementan.

El aporte de esta actividad dice relación con que “las personas son capaces de conocerse más, de reforzar sus vínculos y valorar la importancia del trabajo en equipo y el tener una buena convivencia que, finalmente, redunda en los otros actores claves, que son los estudiantes y los padres y apoderados, es decir, la comunidad educativa en su conjunto”, indican.

En un futuro no lejano, la Fundación espera seguir ampliando sus redes y contribuyendo al fortalecimiento de otras instituciones, poniendo a disposición los conocimientos, experticia y metodologías que los equipos profesionales disponen.

“Es muy gratificante ver que en escuelas rurales como ésta existe un alto nivel de compromiso de quienes tienen un sueño y lo quieren cumplir en beneficio de sus estudiantes y la comunidad”, finalizan las facilitadoras.

 

GALERIA DE FOTOS








“ENCUENTRO SOCIAL E INTERCULTURAL” LOGRÓ GENERAR ALEGRÍA Y ACERCAMIENTO ENTRE COMUNIDADES INMIGRANTES

Gracias a la voluntad y compromiso de todas y todos quienes conforman la Mesa de Trabajo Público-Privado para Inmigrantes de Concepción, finalmente, se logró concretar con éxito el “Encuentro social e intercultural”, que se realizó en el Liceo José Manuel Balmaceda, junto a participantes de diferentes países.

La voz de Richard Joseph, fue la que dio ánimo y alegría a esta jornada de intercambio cultural.  Se trata del haitiano que en noviembre del año pasado se hizo conocido por salvar a una mujer chilena que cayó desde un noveno piso en la comuna de Independencia, Santiago.

“Creo que este espacio de multiculturalidad es algo importante, porque todos nosotros somos inmigrantes, ya sea de lejos o de cerca. Si buscamos bien nuestras raíces todos venimos de algún lado, entonces hay que disfrutar esto en todos los sentido,porque siempre hay cosas que nos unen. Somos uno mismo, nadie es diferente. Las diferencias sólo están en la mente”, comentó Joseph.

Hasta el lugar, llegaron personas dispuestas a compartir saberes culinarios, deportivos y artísticos entre comunidades de chilenos, haitianos, venezolanos, ecuatorianos, dominicanos y colombianos. También hubo puestos de información, para aquellos inmigrantes que buscaban resolver sus inquietudes sobre ciertos servicios públicos.

               

“Nos sentimos contentos porque logramos nuestro objetivo de generar un espacio de esparcimiento e intercambio cultural entre comunidades de inmigrantes y penquistas, desde la voluntad y el cariño”, apunta Verónica Larrañaga, coordinadora del evento.

Para Patricia Concha, profesional de la Seremi de Educación, quien también forma parte del equipo de organización, esta jornada cumplió con entregar alegría. “A mí lo que más me gustó fue ver las sonrisas de quienes participaron, no sólo de un encuentro entre personas chilenas y extranjeras, sino también un encuentro entre extranjeros,porque eso nos fortalece a todos”, señala.

 

CULTURA Y DEPORTE

Entre las actividades artísticas, destacó el talento de la banda juvenil, formada por estudiantes del Colegio San Ignacio de San Pedro de la Paz, quienes abrieron esta fiesta cultural con clásicos del rock mundial y algunas de sus composiciones propias.

                                   

El Sexteto de Cuerdas integrado por ex alumnos de la Escuela Cruz del Sur, también regalaron al público su repertorio clásico y folclórico, demostrando su gran calidad musical.

Durante el encuentro también hubo actividades deportivas donde se enfrentaron grupos de haitianos, con equipos de Fonasa y el Colegio Mozart Schule de Concepción.

                   

Para Sergio Martínez, director del festival Migrafest que se realiza en la capital nacional, quien también estuvo presente en la actividad, este encuentro es un real aporte a la unión entre comunidades. “Acá convergen instituciones públicas, fundaciones privadas y organizaciones ciudadanas para generar un diálogo entre personas de todos los orígenes y razas, con el propósito de hacer valer nuestros derechos”, señala.

Además, complementa que con esta cita intercultural “estamos ejerciendo el derecho a vivir en un espacio intercultural, donde se nos dan garantías culturales, sociales y políticas como un derecho fundamental humano. Eso me parece maravilloso, a través de esta acción social concreta y que se realiza de una forma muy lúdica”, finaliza.

 

 

 

 

Fundación TPH suma 10 años de trabajo productivo junto a la Municipalidad de Tomé

Tania Avilés, directora de TPH, junto a emprendedoras de Tomé.

Una alianza colaborativa que suma un total de 10 años, es la que actualmente celebra Fundación Trabajo para un Hermano (TPH), junto al área de Fomento Productivo de la Municipalidad de Tomé, en el marco del Fondo de Desarrollo Productivo Comunal, FONDEPROC.

Ambas organizaciones han sabido trabajar de forma conjunta y con efectividad, para lograr que estos recursos concursables cumplan con la finalidad de mejorar y fortalecer las actividades productivas y  microempresariales de la comuna costera, mediante la entrega de subsidios a emprendedores/as y microempresarios/as, que les permitan desarrollar una iniciativa económica independiente.

“Con este trabajo que hemos realizado en conjunto, el municipio se ha fortalecido y, sin duda, se ha transformado en uno de los referentes más importantes de esta actividad económica a nivel regional. Además a TPH también nos ha servido para canalizar nuestros conocimientos y actualizarlos año a año”, apunta Jorge Tagle, fundador de la institución sin fines de lucro, quien partió esta alianza en 2009.

Para el sector público este beneficio significa un aporte real para las personas que buscan la forma de iniciar un emprendimiento. “Es sumamente importante que estas iniciativas sean impulsadas por el sector público, porque este es un puntapié inicial en algunos casos para desarrollar ideas de negocios y en otros casos para ir fortaleciendo o consolidando sus ideas como emprendedores”, dice Cecilia Guerrero Cid, coordinadora del área de Fomento Productivo de la Municipalidad de Tomé.

Durante esta década de funcionamiento el programa ha logrado muy buenos resultados. “Ha sido una relación muy virtuosa con el municipio, porque el programa ha podido instalarse y desarrollarse una vez al año en el municipio tomecino, donde se premia a 30 o 40 emprendedores. En total sumamos unos 300 beneficiados”, complementa Tagle.

           

 

TRABAJO FRUCTÍFERO

Según Tania Avilés, directora de TPH, la alianza entre el sector público y privado lograr juntos grandes aportes a la comunidad. “Creemos firmemente en la colaboración y aporte que pueden hacer desde sus distintas experiencias, saberes y facultades, los actores públicos y privados en los territorios, especialmente donde se requiere de apoyo a la actividad económica local”, comenta la también facilitadora de la iniciativa.

En cuanto al trabajo colaborativo que se ha llevado a cabo, Guerrero indica que “ha sido una alianza muy provechosa, tanto para quienes estamos detrás de este fondo, como para los beneficiarios. TPH trabaja de manera muy seria y vemos en ellos los buenos resultados”, señala.

Este lineamiento tuvo su última edición el 29, 30 y 31 de octubre recién pasado, donde una vez más ha permitido entregar importantes aportes de asesorías económicas para generar nuevas fuentes de trabajo.

El fondo de este año correspondió a $11.970.000 de los cuales $10.000.000 son destinados a pagar subvenciones, que responden al apoyo técnico para emprendedores y emprendedoras de la comuna. Las 37 propuestas seleccionadas recibieron montos no reembolsables de $200.000, $310.000 y $350.000 según la línea a la que postularon y que deben utilizar en los gastos de sus iniciativas.

“El aporte no es millonario, pero les sirve a los emprendedores para comprar alguna máquina que les falte o arreglar algo. Esa es la gracia. En cuanto a la fundación tampoco se beneficia mayormente en lo económico. Finalmente, lo que mantiene esta alianza es el cariño y ver que gente se beneficia directamente”, confiesa Tagle.

BENEFICIADOS

Una de las beneficiadas este año fue Alejandra Méndez, quien desea transformar una combi en una food truck, para independizarse con su negocio propio. “Con esa idea postulé a este proyecto. Desde mi punto de vista estos talleres nos sirven para saber administrar los negocios que tenemos o queremos tener más adelante. También nos sirve para generar redes en nuestros alrededores.

Siempre es bueno aprender o reforzar cosas que nos van a ser útiles para tener un mayor conocimiento de los negocios”, apunta.

Para Gabriela Muñoz, otra de las participantes de la última versión de la iniciativa, plantea que su emprendimiento “Lindas Boutique”, donde confecciona ropa a la medida, es muy importante este aporte económico. “En mi caso,estoy acá, porque queremos ampliar el rango.Cuando no hay demasiado trabajo acá en la comuna.

Necesitamos crear algo que nos permita mantenernos y vivir. Además, estos talleres son muy didácticos para aprender a manejar nuestro emprendimiento y el aporte económico sin duda que será muy útil”, comenta, destacando que en su tienda online, “la persona puede escoger el color, el diseño y todo lo que requiera la prenda. Enviamos a todo Chile. Esa es la diferencia con otras tiendas”, finaliza.

  

Curso “Vendedor integral” finaliza su etapa de capacitación con esperanzadores mensajes

En un encuentro cargado de energía, el curso “Vendedor integral”, ejecutado por Trabajo para un Hermano (TPH) y financiado por el Servicio Nacional de Capacitación y Empleo (SENCE), dijo adiós a su primera etapa de capacitación.

Los participantes del grupo, que compartieron tres meses de clases teóricas y prácticas, se despidieron del aula con una serie de esperanzadores mensajes. “Me gustó la actividad final donde pudimos decir nuestros buenos deseos para el futuro. Yo les deseo a todos mucho éxito para que puedan cumplir sus metas, porque creo que es un gran curso. Supimos mantenernos juntos a pesar de las diferencias. En lo personal me da nostalgia dejar las clases y despedirme de mis compañeros, pero es parte de la vida”, dice Katherine Gajardo.

Y es que el nuevo desafío que deben asumir en las próximas semanas con relación a sus prácticas laborales, debe ser por separado. “Yo pienso que estamos bien preparados para empezar nuestras prácticas. Será muy diferente, porque ahí no estarán detrás de uno ni los compañeros ni los facilitadores, pero en mi caso me siento muy segura de lo que aprendí”, complementa la participante de 28 años.

En general, el balance que se hace de esta fase lectiva se inclina hacia lo positivo. “Yo lo defino como un curso competitivo. En lo técnico buscaban entregar lo mejor de ellos y eso lo pude apreciar en las clases. Eran muy dedicados cuando se les asignaban tareas y hacían buenas presentaciones. En cuanto a relaciones humanas quizás les falta madurar aún, pero la mayoría de ellos son muy  jóvenes, así que creo que irán bien preparados a sus prácticas. Conmigo trabajaron el tema de currículum y manejo de internet y todos rindieron”, señala Tania Avilés, directora de TPH y facilitadora del curso.

 

NUEVO DESAFÍO

El conocimiento que se les entregó en TPH es valorado por los participantes. “Ha sido una muy bonita experiencia ya que TPH nos permite capacitarnos y de esta manera tratar de insertarnos en el mundo laboral. Para mí fue una gran experiencia, porque éste es un curso muy completo y dinámico. Los facilitadores excelentes y de cada uno aprendimos algo”, destaca Paul Hermosilla de 54 años.

El objetivo de mejorar sus vidas, se cumple en el caso de este participante. “Pasar por acá te abre oportunidades. Rescato mucho la calidad de los facilitadores, fueron muy claros y prácticos para enseñarnos conocimientos. Estoy muy contento de la fundación que nos dio la posibilidad de un vuelco en nuestras vidas para darnos cuenta de que podemos llegar lejos con nuestras capacidades”, manifiesta.

En cuanto a sus proyecciones, ambos participantes entrevistados, coinciden en que se esforzarán para trabajar en ventas y asumirán el desafío de la mejor forma posible. “Ahora me proyecto como una vendedora que tiene todas las herramientas para empezar su práctica laboral. Me veo profesionalmente estable y muy feliz. Así que pondré de mi parte para que sea sí”, comenta Katherine.

Por su parte Paul agrega que “ahora sólo depende de mí lograr mis objetivos y trabajar en ventas”, concluye.

 

         

Curso “Auxiliar de nutrición y dietética” se despide de la sala de clases

Emoción y entusiasmo son dos de los conceptos claves que marcaron el cierre del curso
“Auxiliar de Nutrición y Dietética”, que ejecuta Fundación Trabajo para un Hermano
Concepción (TPH) y financia el Servicio Nacional de Capacitación y Empleo (Sence), en el marco del programa Capacitación en Oficios.

Luego de tres meses asistiendo diariamente a clases teóricas y prácticas en nuestras dependencias, las participantes de esta fase lectiva, se despidieron de la sala de clases, manifestando sus sensaciones de orgullo y satisfacción por el logro alcanzado.“Acá el ambiente fue de felicidad y mucho compañerismo, durante todas nuestras jornadas educativas. Por eso creo que nos deseamos lo mejor para iniciar nuestras prácticas laborales donde quiera que las realicemos”, señala el alumno Andrés Fuentealba de 28 años.


El proceso de aprendizaje de este grupo de personas que llegaron hasta TPH con el fin de cambiar sus vidas, estuvo determinado por la dedicación. “Este curso siempre estuvo dispuesto a realizar las tareas que se les encomendaban. Eran dedicadas y dedicado, sin embargo, notamos ciertas debilidades en su relación con la tecnología. Pero cuando algunas alumnas se quedaban atrás, otras más avanzadas se daban el tiempo para ayudarlas. A pesar de todo, lograron cumplir con los objetivos”, indica Tania Avilés, directora de TPH, quien además les facilitó clases de TICs.

  

Uno de los factores que llamó la atención a los participantes, sin duda, fue la buena disposición que tuvieron los facilitadores a la hora de enseñar conocimientos. “Mi experiencia fue sumamente grata. Aprendí bastante ya sea de las materias como de los profesores. Muchas veces se comportaron como padres y madres de nosotros, en el sentido de que se preocupaban por cómo no sentíamos y nos apoyaban cuando teníamos problemas. Siento que los conocimientos que ellos nos entregaron nos van a servir mucho para esta nueva etapa. Me voy bastante satisfecho”, complementa Fuentealba.

 

PONER EN PRÁCTICA LO APRENDIDO

El desafío más grande de las alumnas y alumnos que formaron parte de la fase lectiva,
tiene que ver con poner en práctica todo lo aprendido en la sala de clases. Y es que en
las próximas semanas, los estudiantes abrirán paso a sus prácticas laborales, que
consideran cerca de 200 horas, en distintos establecimientos prestadores de servicios de
alimentación y empresas de la Provincia de Concepción, que colaboran mutuamente con
Fundación TPH.

 

En ese sentido, Moniqué de 47 años, se muestra muy entusiasmada con esta nueva experiencia que le muestra la realidad del mundo laboral. “Yo viajé cada día de Cabrero a mis clases en TPH. Ha sido sacrificado, pero muy satisfactorio. Así que quiero terminar todo el proceso como corresponde, porque estoy muy agradecida de mis compañeros y de los facilitadores que tuvieron la paciencia para enseñarnos todo lo que hoy sabemos de nutrición y dietética”, finaliza la participante quien tuvo el 100% de asistencia.