curso vendedor chillan

¡Ahora se vienen las prácticas laborales! Con asistencia completa curso “Vendedor Integral” Chillán concluye su etapa de capacitación

300 horas de capacitación ya quedaron atrás y las prácticas laborales se vislumbran en el horizonte para 24 mujeres y un varón que forman parte de la iniciativa desarrollada por Fundación Trabajo para un Hermano y financiada por el “Programa Servicios Sociales – Subsecretaría del Trabajo, Gobierno de Chile”.

El pasado jueves, 25 participantes de las comunas de Chillán, San Carlos y Chillán Viejo se despidieron del aula que los acogió por casi tres meses, periodo que consideró la ejecución de módulos como “Habilitación Laboral”, “Introducción al Retail”, “Marketing Visual” y “Caja”, entre otros.

Risas y congoja se tomaron la jornada culmine que dio pie a las prácticas de 180 horas en diversos establecimientos del comercio ñublesino. Concluidas éstas, el equipo de Gestión Laboral de Fundación TPH dirigirá sus esfuerzos en la búsqueda de plazas laborales materializadas en contratos de trabajo para las beneficiarias y beneficiario del programa.

Como último día, hubo espacio para despedidas, buenos deseos de cara al futuro y conclusiones tras el fin de la capacitación. “Me siento feliz porque es el término de una etapa y el comienzo de otra. Me voy llena de conocimientos y espero seguir aprendiendo más en mi práctica en Falabella y hacer las cosas bien para quedar trabajando ahí”, manifestó Adelina Salazar, participante del curso.

“Espero que gracias al curso se me abran las puertas porque tengo las ganas de salir adelante”, manifestó José Miguel Toro, quien durante las próximas semanas deberá realizar su práctica en Comercial Copelec con la convicción de obtener un trabajo que le permita ahorrar para en el futuro financiar estudios de Ingeniería Agrícola.

Opinión similar es la de Macarena Rodríguez, quien a lo largo del curso se destacó por su responsabilidad, compromiso e interés por hacer las cosas bien para acceder a la inserción laboral que “me permita una estabilidad económica para cumplir mis sueños, que son la casa propia y ahorrar para los estudios de mi hija”.